Lo más importante

A mí querido candidato elegido

     Comentarios
     Comentarios

No le puedo explicar la felicidad que me da escribirle, estoy muy emocionado por todo lo que va a pasar en esta próxima etapa, pero sobre todo por lo que va a pasar en los próximos años que usted gobernará.

Estoy seguro que para Ud., además que el éxito profesional y los beneficios que representa ganar unas elecciones; le mueve y motiva cumplir el deseo, la ilusión, y el anhelo de llevar a sus gobernados a un mejor nivel de calidad de vida.

Es que hemos idealizado en Ud. un gobernante honesto, trabajador, cumplidor de sus promesas, inteligente, conciliador, líder, carismático, bueno para escuchar y mejor aún para proponer.

Hoy lo miro a los ojos, y le pido inteligencia y sensibilidad social. Devuélvame la mirada a los ojos cuando pase a saludarme y a pedirme su voto, es que mirándome podré notar su sinceridad y compromiso.

Ya sé, o quisiera creer, que tiene asesores que le dicen a Ud. que la seguridad, la justicia, el trabajo y la inflación es lo que la gente demanda, ó que elaborar sus propuestas en base a temas específicos como salud, obra pública y educación es lo que te hará ganar.

Probablemente estés muy preocupado por sorprenderme con una frase fuerte e impactante en una entrevista, nota o propaganda, pero no, no es por ahí. Lo que hoy necesito de Ud. es que use su sabiduría, razonamiento, conocimientos y sentimientos para entender que cada persona tiene problemas particulares que parten de su casa y terminan en sus entornos, y es ahí donde se generalizan, y se convierten en un problema social.

Sensibilidad social no es empatía, no le pido que se ponga en mi lugar porque no quiero que se siente a llorar a mi lado. Necesito y quiero que de manera inteligente busque como nos ayudaremos mutuamente para lograr solucionar mis problemas sociales, económicos, de salud, infraestructura, culturales, educativos y demás.

Hoy le voy a ser sincero, quiero que gane Ud., y para eso le propongo un trato, un pacto, acuerdo o como lo quiera llamar. Yo le ofrezco mi voto, ¿cómo lo ve? A cambio sólo le pido un compromiso muy sólido y honestidad. No me prometa un millón de ilusiones, hoy sólo necesito mejorar mi calidad de vida.

Ahora dígame mí querido candidato, si le llega a interesar mi oferta: ¿cómo vamos a hacer?

 

F.D.N

Ciudadano Argentino

Comentarios

Segui Leyendo