Newell’s ganó de nuevo y vuelve a creer

La Lepra se impuso al Pincha por 2 a 0, en el cierre de la fecha 26 del torneo de primera división. Los goles, Boyé al minuto de juego y Denis Rodríguez, a los 43’, el elenco de Bernardi enhebró su segundo éxito al hilo y se lo regaló a los cinco mil hinchas que lo acompañaron. Unsain, figura, atajó en penal
     Comentarios
     Comentarios

 
Newell’s vuelve a creer. Esta noche, en el epílogo de la fecha 26 del torneo de primera división, el elenco de Lucas Bernardi jugó muy bien, alcanzó su segundo triunfo consecutivo y volvió a insuflarle otra alta dosis de confianza al ciclo del entrenador. Todo ante la mirada de cinco mil hinchas rojinegros que dijeron presente en el estadio Ciudad de La Plata.

Fue 2 a 0 sobre Estudiantes, con los goles de Lucas Boyé al minuto de juego y de cabeza, y Denis Rodríguez, a los 43’ de esa misma etapa inicial, un gol de enorme factura que tranquilamente puede ser escogido como el mejor de la fecha. Unsain, figura del partido, le atajó en penal a Mendoza en el segundo tiempo.

De esta manera, Newell’s sumó tres puntos muy importantes en su búsqueda de ingresar a la Liguilla Pre Sudamericana (que jugarán del 7º al 18º): ahora, el rojinegro está decimoquinto con 33 puntos. Por su parte el León, que aspira a ingresar a a la Liguilla Libertadores (van del 3º al 6º de la tabla), quedó 10º con 42 unidades.

Los goles y el penal de Unsain





La clave

Fue crucial el primer tanto de la noche, que llegó cuando los equipos se estaban acomodando. El cabezazo de Boyé le dio la tranquilidad que necesitaba la Lepra para poder asentarse en el campo con traquilidad y manejar el trámite.

Fue más que su rival en ese primer acto y sin lucir demasiado le alcanzó con manejar el balón criteriosamente y pegar en el momento justo. Como en el segundo tanto de la noche, la joya que hizo Denis Rodríguez a dos minutos del final de la primera etapa.

En el complemento, Newell’s le dio algunas ventajas defensiva y el penal que atajó Unsain pudo torcer el rumbo del juego, sobre todo en el aspecto emocional. Pero la atajada del pibe fue el golpe de gracia y Newell’s hasta pudo haber goleado si estaba fino de contra. Al cabo, fue un triunfo para volver a creer.


El relato

Comentarios