¡Bienvenidas las burradas del fútbol femenino!

Para aquellos que nos sentimos futbolistas frustrados, o jugadores amateurs mediocres, no hay nada más satisfactorio que ver a un profesional mandarse una terrible macana. Es que son esos momentos los que nos hacen sentirnos con la autoridad (una ilusión total) de vociferarles a estos hombres y mujeres, en su gran mayoría exitosos y millonarios, la palabra “fracasado” o “anda a lavar los platos”. Pero bueno, pese a todo, ver burradas sigue siendo una fuente de plena satisfacción y un genial pasatiempo de nosotros, los mediocres del fútbol
     Comentarios
     Comentarios

Comentarios