Irreal lluvia de piedras

Luego de lo que fue la tormenta de piedras de 2006, los rosarinos vemos un cielo que se pone negro y somos capaces de guardar el auto hasta debajo de un balcón sobre la vereda. Al parecer la gente de Gatlinburg (EEUU) se lo toma un poco más tranquilo pese a las cantidades descomunales de piedra que llueven desde el cielo
     Comentarios
     Comentarios

Comentarios