No quiero acusar a nadie pero ¡fue ella!

Es una regla de oro, los amigos nunca se traicionan cuando son acusados de mandarse una macana. Pero cuando mamá se enoja por un lío con el papel higiénco, esta Bull Mastiff no tiene ningún problema en acusar con la pata a su amiga, la Bulldog Francesa. “Ella te apuntó” le dice su dueña a la pequeña culpable
     Comentarios
     Comentarios

Comentarios