Lo más importante

A 13 años de la presidencia de Duhalde: “Hice lo que prometí”

El ex mandatario recordó su paso por la Casa Rosada en medio de la fuerte crisis que se desató en diciembre de 2001. Lamentó los “escándalos de corrupción” que ahora la ensucian y habló en Radio 2 de “la crisis espiritual de los dirigentes”
     Comentarios
     Comentarios

A 13 años de haber asumido la presidencia provisional del país, en medio de la fuerte crisis institucional que dejó diciembre de 2001, Eduardo Duhalde recordó sus 17 meses en la Casa Rosada y lamentó los “escándalos de corrupción” que ahora la ensucian. Opinó que en los últimos años se dio una “degradación ética y moral notoria” en la dirigencia política en todos los niveles del Estado y habló sobre uno de los problemas más acuciantes del país, la inseguridad.

“Yo hice lo que prometí cuando asumí”, apuntó –en diálogo con el periodista Ciro Seisas del programa A Diario de Radio 2– sobre sus épocas de presidente. La excepción más notoria, quizás, fue justamente una de sus promesas más repetidas: el mantenimiento de las monedas que quedaron restringidas por el denominado “corralito”. “Quien depositó dólares, recibirá dólares”, había asegurado entonces.

Consultado sobre la actualidad argentina, Duhalde se mostró muy duro con el kirchnerismo. “Los escándalos de corrupción son diarios, el sólo hecho que un matrimonio presidencial se dedique a hacer hoteles es una vergüenza, algo sin precedentes en la historia argentina”, criticó el ex mandatario. Se refería, a los alojamientos que Néstor y Cristina Kirchner adquirieron en distintos puntos de la Patagonia.

Asimismo, cuestionó tanto al difunto ex presidente como a la actual mandataria por haberse manejado siempre con misterio.

“Es un gobierno que practica el secretismo en todo, desde un contrato con una petrolera hasta quién recibe un programa, lo cual demuestra la decadencia moral, la crisis espiritual de los dirigentes”, enfatizó.

Finalmente, respecto del actual problema de la inseguridad, opinó que de nada vale mover los gendarmes de un lado a otro si no se tiene un plan claro de acción y mucho menos una estructura de inteligencia regional sólida.

Comentarios

Segui Leyendo