Apuntan contra la inseguridad de una estación de servicios

Desde el Observatorio Vial Latinoamericano consideraron que la obra inaugurada por la presidenta contiene una serie de irregularidades que resultan “peligrosas”
     Comentarios
     Comentarios

Se suman los planteos en contra de la megaestación de servicio de YPF en la autopista Córdoba-Rosario, frente a la localidad de Leones, que la presidenta Cristina Kirchner inauguró el martes en cadena nacional. En diálogo con A Diario (Radio 2), desde el Observatorio Vial Latinoamericano, Fabián Pons, brindó algunas consideraciones por las cuales se opone a su instalación en acuerdo a lo expresado por Gustavo Sierra, ingeniero experto en seguridad vial y ex funcionario de Vialidad Nacional, quien investigó el tema en profundidad.

El ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de Córdoba, Fabián López, confió en que la petrolera no pidió autorización para hacer la obra. Pero no es sólo eso, un grupo de ingenieros en seguridad vial apuntan contra la seguridad de la estación. A la cabeza, Sierra, quien no duda de la necesidad de la estación, sostuvo, entre otros puntos, que fue "peligroso reemplazar la recta original de la ruta por una chicana con dos curvas a cada lado".

Según publicó el diario La Nación, el especialista calificó el área de servicio plantada en el medio de la autopista como "un elefante blanco; en ningún lugar del mundo es así por razones de seguridad; siempre van a los costados". Explicó que no se puede introducir una chicana en una autopista en la que los vehículos vienen a 130 km/h y deben bajar a 90, ya que "ese salto de velocidad es la causa principal de despistes". La consultora rosarina que diseñó el proyecto original estableció la inclinación correcta, pero en la ejecución no se respetó y eso modifica las condiciones de seguridad, argumentó Sierra.

El experto también observó que la barrera construida incumple con las normas internacionales que establecen seis categorías en función del tipo de camino, vehículo, velocidad y ángulo de impacto. Para la autopista corresponde la 6 (camiones y semirremolques). Se hizo la 4, con una altura de 80 centímetros. "Como no alcanzaba, se elevó la altura, pero no hay constancia de que se cambiara el resto (nivel de resistencia, inclinación, etc.) -dijo Sierra-. Hay un híbrido que no fue probado en ninguna parte del mundo, y si hay un choque el auto termina debajo de una superficie donde hay tanques de combustible".

Otro aspecto que, según los expertos, contribuye a la inseguridad es que no escurrirá bien el agua de lluvia (argumentan que la pendiente transversal no respeta el mínimo de inclinación aconsejado, de 2%), por lo que se producirá el denominado "fenómeno de hidroplaneo", que implica que con una película de tres milímetros de agua se impide el contacto entre los neumáticos y la superficie y el auto empieza a planear. Sierra indicó que la autopista Córdoba-Rosario ya registra ese inconveniente a la altura de Cañada de Gómez, en Santa Fe.

“Es un ingeniero con mucha trayectoria, hace años se opone al proyecto dado la peligrosidad que tiene”, manifestó Pons en diálogo con los periodistas Alberto Lotuf y Ciro Seisas y confirmó que la estación cuenta con las aprobaciones a nivel nacional pero fue clausurada por el gobierno provincial debido a la falta de certificaciones administrativas de tipo ambientales.

“Ante cualquier siniestro puede caer carga dentro de la estación con todo el peligro que supone, se podría hacer otro tipo de ingeniería en una ruta nacional”, destacó. “Había otras soluciones más sencillas, económicas y seguras, no es lo ideal hacer este tipo de obra, como primera medidas, las rutas tienen altura y deben hacer bajadas para acceder”, apuntó y remarcó: “No es lo más seguro”.

Comentarios