Boasso pide desagotar el Laguito, la Municipacidad aclara: eso no previene el dengue

La iniciativa fue presentada por el concejal radical, quien también consideró hacer lo mismo con las fuentes. Pero, desde Epidemiología ya habían advertido que el mosquito del dengue no pone huevos en grandes espejos de agua 

     Comentarios
     Comentarios

El tercer caso de dengue autóctono en Rosario impulsó al concejal Jorge Boasso a pedir, mediante un proyecto, que se desagoten el Laguito del Parque Independencia y otras fuentes. Sin embargo, esta mañana, la directora de Epidemiología municipal, Analía Chumpitaz descartó esa opción y explicó las razones.

El concejal Jorge Boasso impulsa su proyecto para desagotar diversos espacios públicos de agua con el objetivo de evitar la formación de criaderos del mosquito transmisor. “Tanto el Ministerio de Salud de Santa Fe como la directora del área de Epidemiología de la Municipalidad, Analía Chumpitaz, aconsejaron evitar la acumulación de agua de lluvia en recipientes como baldes o neumáticos en desuso, cambiar el agua de floreros y bebederos de las mascotas cada 48 o 72 horas y eliminar la basura acumulada en las viviendas", observó el edil en un comunicado de prensa.

"Es necesario prevenir y llevar tranquilidad , solicito que se desagote el Laguito y todas las fuentes de nuestra ciudad. Para evitar que estos espacios se conviertan en criaderos del mosquito que transmite la enfermedad", expresó.

Sin embargo, Chumpitaz ya había dejado en claro, en conversación con los periodistas Roberto Caferra y Almudena Munera (Radiópolis, Radio 2) que la eliminación del agua del laguito no implica ningún paso a favor del combate contra el mosquito. Según explicó, el aedes aegypti, la especie que transmite el dengue, no pone huevos en grandes superficies de agua sino en las que son bien pequeñas, es por eso que se busca descacharrar en las viviendas ya que es en esa agua acumulada donde los insectos tienen sus larvas.

No acumular agua en recipientes, la clave para combatir el dengue

"Ya tenemos tres casos registrados autóctonos que no tienen antecedentes de viaje”, confirmó en la mañana de hoy Analía Chumpitaz. Detalló que “de los tres casos, uno fue tratado de manera ambulatoria, porque evidenció síntomas de fiebre, y tenemos otros dos que están internados pero fuera de peligro”.

“Todos estos casos son de distintos barrios del distrito Oeste. El primero fue el viernes en barrio Triángulo y ahora estamos frente al Centro Municipal Felipe Moré realizando en diversas manzanas el bloqueo preventivo”, anunció.

Por estas horas equipos de distintas áreas municipales realizan refuerzos con acciones de concientización, fumigación y descacharrado. Algo que realizaron durante todo el fin de semana “con bloqueos, para evitar que se extienda la situación de brote a otras áreas y, como siempre, estamos muy atentos a nuevos casos", dijo la médica.

"Estamos en la búsqueda de posibles pacientes febriles, realizando tareas de descacharrado, concientización y la fumigación el distintos sectores tanto aérea como intradomiciliaria”, agregó Chumpitaz, quien destacó la muy buena predisposición de los vecinos cuando visitan los domicilios.

“Cuando llegamos al barrio, realizamos un bloqueo sanitario en nueve manzanas alrededor del caso, ¿por qué nueve manzanas?, porque la autonomía de vuelo del mosquito no es más de 150 metros”, explicó la directora de Epidemiología municipal.

Además, recordó que “lo más importante es sacar de casa los reservorios. Si tengo una pila de escombros en un patio, no es un lugar donde el Aedes ponga su huevo, eso lo debo hacer para ordenar mi patio, pero si allí tengo algún recipiente, aunque sea una tapita una botella, eso es lo que tengo que buscar y desechar”, explicó.

También pidió “no mantener al aire libre cubiertas, neumáticos para evitar que acumulen agua de lluvia. Y mantener siempre limpias y destapadas las canaletas para el agua de lluvia”.

Y aconsejó: “La consulta precoz de aquellas personas que están con un síntoma febril. No es necesaria su internación pero si la consulta médica”.

“Es conveniente hidratarse, tomar mucha agua y colocarse repelente durante el cuadro febril para evitar que otras personas se puedan infectar, ya que la picadura de un mosquito a un paciente hace que ese insecto pueda seguir transmitiendo la enfermedad”, sostuvo.

Chumpitaz remarcó la importancia del descacharrado "que es la única manera para evitar que se extienda este brote en la ciudad". Pidió limpiar los cacharros y también cambiar el agua de los recipientes que beben las mascotas para evitar la reproducción del Aedes aegypti.

El mosquito necesita paredes para desovar por eso pidió tener cuidado “con los recipientes pequeños en lugares al aire libre y con sombra”.

Algunos síntomas del dengue: Cefalea, dolor retroocular, síndrome febril, dolor de músculos y articulaciones, exantema (manchas en la piel), conjuntivas enrojecidas, edema gingival (encías enrojecidas). Lo importante es no automedicarse y concurrir al Centro de Salud más cercano.

Comentarios