Demostrada la eficacia de un fármaco experimental en el tratamiento de la leucemia

El agente monoclonal cirmtuzumab, aún en fase de investigación, inhibe la proliferación y la metástasis de la leucemia linfática crónica
     Comentarios
     Comentarios

Cirmtuzumab, nuevo anticuerpo monoclonal que todavía se encuentra en fase de investigación, podría inhibir el crecimiento y expansión de las células tumorales –es decir, la metástasis– de la leucemia linfática crónica (LLC), el tipo de leucemia más común en los adultos. Así lo muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California en San Diego (EE.UU.) y publicado en la revista «The Journal of Clinical Investigation», en el que se observa cómo cirmtuzumab bloquea el receptor ROR1 y, de esta manera, inhibe la proliferación incontrolada de las células de la LLC y su migración a los tejidos.

Un hallazgo, por tanto, ciertamente prometedor una vez se atiende a que la LLC se corresponde con la leucemia más frecuente en los países occidentales.

Ni crecimiento ni metástasis

En el estudio, los investigadores analizaron el efecto de la administración de cirmtuzumab en líneas celulares de LLC y en ratones con la enfermedad. Y de acuerdo con los resultados, este nuevo anticuerpo monoclonal es capaz de inhibir la proliferación de las células de la LLC y su expansión a distintos órganos del cuerpo.

Para ello, cirmtuzumab bloquea el receptor ROR1 que se encuentra en la superficie de las células tumorales. Y al estar bloqueado, el receptor no puede ser activado por la proteína Wnt5a, proteína que estimula el crecimiento incontrolado y la expansión de las células de la LLC a través de ROR1 y del receptor ROR2.

Como explica Thomas J. Kipps, «nuestros resultados muestran que el complejo formado por ROR1 y ROR2 estimula el crecimiento de las células tumorales y la metástasis en repuesta a la proteína Wnt5a. Y esta proteína Wnt5a se encuentra sobreexpresada en los pacientes con LLC y puede actuar como un factor de crecimiento y/o supervivencia para las propias células tumorales. En este contexto, y gracias al bloqueo de la capacidad de estimulación de las células tumorales por Wnt5a, cirmtuzumab puede inhibir el crecimiento y expansión de la LLC».

¿También en tumores sólidos?

ROR1 y ROR2 son considerados ‘receptores huérfanos’, es decir, receptores que únicamente se expresan durante el desarrollo embrionario y que son finalmente suprimidos durante el crecimiento fetal. En consecuencia, las células de los tejidos sanos de los adultos carecen de estos receptores de superficie. Pero tanto en la LLC como en algunos tumores de órganos sólidos, ambos receptores, y muy especialmente ROR1, vuelven a expresarse y pueden ser activados por la proteína Wnt5a.

Por todo ello, según apuntan los autores, «cirmtuzumab también podría resultar útil en el tratamiento de otros tipos de cáncer». Y no únicamente de cánceres sanguíneos como las leucemias, sino también de distintos tumores de órganos sólidos en los que también se sobreexpresa el receptor ROR1.

Como concluye Thomas Kipps, «ahora tenemos un mejor conocimiento sobre cómo actúa cirmtuzumab frente a las células de la leucemia. Y este conocimiento podría ayudarnos a hallar mejores vías para tratar a los pacientes que tienen otros tipos de cáncer con cirmtuzumab, fármaco actualmente en evaluación en ensayos clínicos en fase I para la LLC».

Fuente: abc.es

Comentarios