El descanso dominical se anotó su primera ficha en el Concejo

El proyecto para que Rosario se pliegue a la ley provincial obtuvo despacho favorable en la Comisión de Gobierno. La norma afectaría sólo a grandes supermercados. Se define el jueves

     Comentarios
     Comentarios

El Concejo Municipal dio este martes el primer paso hacia la adhesión de Rosario a la polémica ley provincial de descanso dominical, proyecto que obtuvo despacho favorable en la Comisión de Gobierno y pasó a otras áreas antes de ser votado, probablemente el jueves.

Para la ciudad, la norma se adaptó de manera que, de aprobarse, afectará sólo a los grandes supermercados, que no podrían abrir los domingos.

El primer dictamen contó con el aval del edil socialista Horacio Ghirardi, los justicialistas Eduardo Toniolli y Diego Giuliano, y el radical Jorge Boasso.

En tanto, se opusieron Carlos Cardozo (PRO), Gabriel Chumpitaz (PRO) y Martín Rosúa (UCR), quienes esgrimieron razones jurídicas, turísticas, y la posible pérdida de empleo si avanza la implementación. Todos ellos pretenden que el Palacio Vasallo encargue a especialistas dictámenes sobre la constitucionalidad de la ley de cierre de comercios.

En contacto con Radio 2, Cardozo se quejó y apuntó que “hubo dos opiniones que fueron fundamentales: las decisiones políticas de (la intendenta) Mónica Fein y de Jorge Boasso de que esto salga adelante”.

Recordó que “hasta una semana atrás, los dos dudaban” sobre la conveniencia de adoptar la normativa y precisó: “Fein dijo que era peligroso adherir y Boasso dijo que era un mamarracho”.

Por su parte, Boasso sostuvo su calificación de “ley mamarracho” sobre la que rige tras la aprobación de la Legislatura santafesina y también expresó: “Es la ley Poncio Pilato, entregando a los municipios la resolución de una temática que tiene que ser como mínimo provincial, si no nacional”.

No obstante, argumentó su apoyo a la adhesión con las citadas modificaciones y aclaró que, según su punto de vista, lo que se impulsa en Rosario “no es descanso dominical” sino que “tiene que ver con la reducción de horarios a los supermercados”, en relación a las superficies comerciales de más de 1.200 metros cuadrados.

Sin embargo, en la ciudad quedarían exceptuados los shoppings, que sí están comprendidos en la normativa provincial.

El tratamiento pasó ahora a manos de la Comisión de Producción del Concejo, donde se seguirá trabajando sobre la elaboración del texto final que sería votado este mismo jueves.

Comentarios