Lo más importante

El misterio de un sobre que Nisman dio a un periodista

El fiscal envió un mensaje en un envoltorio color marrón a un cronista el sábado pasado, horas antes de su muerte. La Justicia buscó el mensaje pero el trabajador de prensa aseguró que lo tiró. Su explicación

     Comentarios
     Comentarios

El sábado pasado, a horas de morir, el fiscal Alberto Nisman le envió un sobre color marrón a un periodista apodado Toti. Después de una confusión sobre quién era ese trabajador de prensa y dónde vivía, la Justicia dio con él pero no con el paquete porque el joven dijo que lo tiró.

Toti, se supo este jueves al mediodía, era el periodista del portal Infobae Laureano Pérez Izquierdo, quien se presentó de manera espontánea en la Fiscalía que investiga la muerte de Nisman y reconoció haber recibido un sobre de parte de quien investigaba la causa AMIA con “información sobre el caso”.

Sin embargo, dijo que no conservó el material porque era “más de lo mismo”. Pérez Izquierdo confirmó haber recibido ese sobre que contenía “información sobre varias denuncias”, aunque aseveró que "no incluía ningún mensaje que indicara que el fiscal creyera que corriera peligro".

Asimismo, manifestó que su relación con el fiscal especial databa de varios años y recordó que su última comunicación con el fiscal fue el sábado a las 20.57 y que ayer la policía fue a buscarlo a su edificio, pero allanó un departamento equivocado. 

Más temprano, la fiscal Viviana Fein informó que había realizado un allanamiento en la casa del periodista, ya que uno de los custodios de Nisman declaró haber llevado un sobre a la casa de Pérez Izquierdo horas antes de constatarse la muerte del fiscal.

“Lo abrí, lo leí y lo tiré”

El propio Laureano Pérez Izquierdo, conocido como “Toti”, publicó una nota en el portal Infobae en la da su versión de lo ocurrido. El texto:

“En las últimas horas mi rutina no cambió, aunque sí algunas cosas. Llamados de periodistas y productores colegas, interesados por mi relación con el fiscal especial de la causa AMIA, Alberto Nisman. Generó ese interés una crónica que escribí la madrugada del lunes, cuando su muerte ya había sido confirmada.

“Esa nota periodística refleja –en parte– el vínculo que todo periodista mantiene con sus fuentes: conversaciones telefónicas, cafés, algún almuerzo, más llamados, envío de información, mensajes de texto. Lo habitual de esta profesión.

“Ratifico: el sábado, como escribí el lunes, tuve tres contactos directos con Nisman: al mediodía, a la tarde y por la noche. Y reitero: lo ratifico. En uno de esos mensajes, el fiscal me envió un sobre con uno de sus colaboradores.

"¿Cómo se llama?", le consulté a Nisman. "Néstor", me respondió. El ida y vuelta fue por un servicio de mensajería muy popular: WhatsApp. "Néstor" declaró ante la fiscalía que investiga el caso. Fue él quien –como realmente fue– dijo que había llevado a pedido de su jefe un sobre color marrón a mi domicilio. No mintió. Sólo equivocó el número de departamento.

“En su interior había información que yo había solicitado. Lo abrí. Era sólo una hoja con algunos pocos datos, algunos de los cuales ya había publicado en notas anteriores. Luego de leerlo y releerlo, lo tiré. Ya había tomado nota de lo que me interesaba.

Toda la semana continué –y sigo aún– conmovido por lo sucedido con el fiscal de la causa AMIA.Ayer llegué a mi domicilio y vi un gran operativo de la Policía Metropolitana en el edificio donde vivo. Me acerqué a una persona que interpreté podría ser un fiscal o el responsable de ese movimiento: me presenté como propietario y vecino. Le consulté respecto de qué se trataba y me dijo que no podía darme información de ningún tipo. Pregunté si era en la unidad en que vivo y me dijo que no.

“Suelo irme a dormir muy temprano. Prefiero estar a primera hora en la redacción. Soy de los periodistas que creen que la mañana es mucho más productiva que la noche para trabajar. Gustos.

“Esta mañana, cuando me desperté, vi mensajes de colegas amigos que se preocupaban porque suponían que el misterioso "Toti" que estaban buscando en un allanamiento podría ser yo. "No sé de qué me hablás", fue mi primera respuesta. Y empecé a desmembrar la historia. Me dicen Toti desde que nací. Todos me conocen por ese nombre, incluido Nisman, que así me llamaba, y que seguramente así me nombró ante el colaborador que llevó el sobre hasta Olivos.

“Eso le conté hoy a la fiscal Viviana Fein, quien entiende en el caso, y ante quien me presenté espontáneamente. Le aclaré que el papel escrito en computadora no tenía nada que aportara al caso que investiga: ni referencias personales, ni anímicas”.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

Segui Leyendo