El rosarino que pintó una pared y emocionó a Cristina

Un abogado de 28 años inmortalizó una consigna por el regreso de la presidenta que este año termina su segundo mandato. La propia Jefa de Estado pidió conocerlo
     Comentarios
     Comentarios

Lucas Elías tiene 28 años. Es abogado y kirchnerista. Una noche le susurró a su chica “Abrazame hasta que vuelva Cristina”. Por Cristina Fernández, claro, que este diciembre termina su segundo mandato como presidenta. Cuestión que la frase pegó. Primero entre su grupo de amigos y militantes que, con un aerosol la inmortalizaron en una pared del centro rosarino; y de allí llegó hasta la propia jefa de Estado que pidió conocer al autor y el viernes pasado fue ella quien lo abrazó a él.

“Primero me llamó una chica de Gabinete de la Nación que, con muy buena onda, me mató a preguntas. Después ya directamente se comunicó conmigo Wado de Pedro (el secretario General de la Presidencia) y me confirmó que a Cristina le había gustado y que si quería ir a Buenos Aires a conocerla se podía organizar”, recordó Lucas, según publicó RedaccionRosario.com, el diario digital que produce la Cooperativa de Trabajadores La Masa.

¿Cómo llegó esa frase desde una pared de 1º de Mayo y 9 de Julio a Casa Rosada? Una amiga de Elías, su “hermana del alma”, Florencia Garat, le pidió permiso para compartirla en Facebook y la cosa explotó.

La frase, inmortalizada en el centro rosarino. (Fuente: RedaccionRosario.com)

 

Garat es hija de Eduardo Garat, el abogado y profesor universitario desaparecido en la última dictadura. Por haber militado en Hijos Rosario en sus orígenes, el posteo de Florencia llegó hasta una compañera de la regional Capital Federal y de allí a Presidencia.

“¿Vos sos el loco de la pintada?”

Después de varios mails y llamados, el encuentro entre “el loco de la pintada” –como lo bautizó la propia mandataria– y Cristina se produjo finalmente el viernes pasado en un acto en la facultad de Odontología de la UBA. Elías fue con Florencia quien aprovechó para entregarle el libro que escribió su papá antes de ser secuestrado y que ella y su familia lograron publicar hace unos años.

"¿Vos sos el loco de la pintada?", le preguntó Cristina a Elías. (Fuente: RedaccionRosario.com)

 

“Fue raro porque como era un acto, la espera fue entre canciones kirchneristas y en un clima festivo si se quiere, y eso hizo que más que nervioso estuviera ansioso, excitado y a la vez feliz por lo que estaba por pasar”, señaló el joven abogado y compartió: “Pensaba en qué le iba a decir cuando la viera, si tendría que explicarle quién era, pero cuando se acercó vino directamente hacia donde estábamos nosotros, me agarró de los brazos y me preguntó si yo era el loco de la pintada. El hecho de estar frente a esa mujer que tanto admiro y que encima me diga `loco´ fue como mucho, así que del resto me acuerdo poco y nada”.

Loco romántico

En medio del torbellino, de gente y emociones, Elías, que remarca que su formación política es “familiar y viene prácticamente de la cuna”, y que se terminó de pulir por “cómo Cristina enfrentó a los poderes de turno”; reconoció que en el encuentro, sólo atinó a decirle que la quería mucho –usó en realidad el plural porque sintió que “hablaba por todos los que sentimos ese cariño por ella y no pueden llegar a decírselo”– pero que la frase surgió al abrazar a su compañera.

Con una sonrisa pícara, la presidenta le contestó: “Qué romántico”.  

Una aventura

Consultada por Rosario3.com, Garat señaló lo fuerte que fue para ella el encuentro con Cristina, alcanzarle con sus propias manos el libro que empezó a escribir su papá pero nunca pudo terminar. Eduardo Garat fue secuestrado cuando Florencia tenía seis años, en abril de 1978; en unos cajones de su casa dejó inconclusa una obra sobre la Constitución del 49 que su esposa Elsa guardó hasta que pudieron darle forma.

En 2012 esas reflexiones sueltas se convirtieron en un libro –“Texto Constitucional, proyecto hegemónico y realidad histórica”– y el viernes llegaron a Cristina que se emocionó al escuchar a Florencia.

“Me sorprendió que ella, en medio del caos que es cada actividad, logra conectarse con la persona con la que habla. Te escucha. Vi que hizo eso con Lucas y cuando yo hablé con ella se le llenaban los ojos de lágrimas”, apuntó.

“Fue como una aventura, muy impactante, pero muy divertido”, recordó.  

Comentarios