El síndrome de ojo seco, un trastorno frecuente

Es en la actualidad uno de los motivos de consulta más frecuente en la práctica oftalmológica. El ojo seco limita el rendimiento en las actividades cotidianas relacionadas con la visión y puede alterar la calidad de vida de quien lo padece
     Comentarios
     Comentarios

Las lágrimas son necesarias para lubricar los ojos y para la eliminación de partículas y cuerpos extraños. Una película lagrimal sana en el ojo es necesaria para una buena visión.

El síndrome de ojo seco es una enfermedad multifactorial de la película lagrimal y la superficie ocular que causa síntomas de malestar ocular, trastornos visuales e inestabilidad de la película lagrimal con daño potencial de la superficie ocular.Es un trastorno de la película lagrimal debido a una deficiencia lagrimal (disminución de la producción de lagrimas) o evaporación excesiva de la lágrima, que daña la superficie ocular.

Existen muchas condiciones y enfermedades que pueden originar ojo seco, las más frecuentes son:

- La edad es un factor importante porque normalmente la producción de lágrimas disminuye con los años, con lo cual los síntomas de ojo seco son frecuentes en pacientes mayores.

- Por razones hormonales la mujer después de la menopausia, está más propensa a presentar síntomas de ojo seco.

- El ojo seco también es un síntoma  común en las personas que usan lentes de contacto. Las lentes de contacto absorben la película lagrimal y pueden erosionar la superficie ocular.

- El empleo excesivo de las computadoras se asocia a una disminución de la frecuencia de parpadeo y esto altera la lubricación de la superficie ocular.

- Los factores ambientales pueden  aumentar la evaporación de las lágrimas y  causar ojo seco.  Es más frecuente en zonas con clima cálido, seco o ventoso, la exposición excesiva al sol, el uso de calefacción y aire acondicionado, los secadores de cabello, el humo de cigarillo, la polución y presencia de irritantes en el aire.

- Es frecuente la asociación de ojo seco con enfermedades sistémicas como el Sindrome de Sjogren, Lupus, Artritis Reumatoide, enfermedades de la piel (como la rosácea) , diabetes y alergias.

- Numerosos medicamentos pueden disminuir la producción de lágrimas. Entre ellos  los medicamentos para la alergia como los antihistamínicos, los antidepresivos,  anticonceptivos orales, medicamentos para el tratamiento de la hipertensión ocular.

Los síntomas pueden abarcar: 

- Visión borrosa
- Ardor, picazón o enrojecimiento en el ojo
- Sensación arenosa o abrasiva en los ojos
- Sensibilidad a la luz

Para el tratamiento del ojo seco se usan lágrimas artificiales, administradas según la severidad del cuadro. El uso de gafas protectoras reduce la evaporación de la lágrima producida por el viento.

También será de utilidad realizar las modificaciones ambientales que sean posibles, tales como utilizar humidificadores de ambiente, generar pausas al utilizar la computadora.

Los suplementos dietarios con omega-3  (que se encuentran por ejemplo en los pescados) podrían ser beneficiosos en la producción de la lágrima.

Basado en que la inflamación es un componente clave en la patogenia del ojo seco se utilizan bajo prescripción del oftalmólogo antiinflamatorios en forma de colirio.

En casos más avanzados es posible ocluir los puntos lagrimales con tapones de colágeno o silicona, para evitar el drenaje de la lagrima hacia la cavidad nasal de este modo aumenta el volumen lagrimal y esta permanece más tiempo en contacto con la superficie ocular. En los casos de ojo seco severo pueden ser necesarios los antiinflamatorios sistémicos o cirugía ocular.

Debido a que no todos los casos son iguales, es importante la consulta al oftalmólogo especializado para realizar un estudio preciso de cada caso y las posibilidades de tratamiento. Cuando el paciente sospecha que puede padecer de ojo seco, debe concurrir a la consulta en busca de un diagnóstico certero y de un tratamiento acorde a su caso en particular.

 

Comentarios