La adicción a las redes sociales, una patología que crece

Muchas veces la actividad con las redes sociales pasa a ser lo más importante que la persona tiene y genera una dependencia, y es así como su humor cambia si puede o no conectarse, generando un “síndrome de abstinencia”
     Comentarios
     Comentarios

En un marco donde Facebook cuenta con más de 1.500 millones de usuarios y Twitter suma 300 millones, la dependencia y el uso excesivo de redes sociales ya es analizado por profesionales de todo el planeta. La palabra adicción, asociada a las drogas, el alcohol o el juego, también empieza a emplearse en individuos que presentan serios trastornos compulsivos a estar conectados a las redes sociales.

Como cuenta la psicóloga Laura Jurkowski, si bien la adicción a Internet aún no está incluida en la última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, de la Asociación Americana de Psiquiatría, existe un consenso entre los profesionales respecto de que efectivamente se presentan casos de comportamientos de personas vinculados a las redes sociales que reúnen las variables para definirlos como una adicción.

Jurkowski, que también es fundadora de Reconectarse -un centro de tratamiento de adicciones a Internet-, señaló que las herramientas tecnológicas "son muy importantes y actualmente no se puede prescindir de ellas", pero al mismo tiempo aclaró cuáles son los comportamientos de los usuarios por los cuales hay que prender el alerta.

"Los parámetros son los de cualquier otra adicción, la búsqueda y sensación de gratificación por el uso de esta red, que de otra manera no se puede conseguir, y que a veces se consideran como un escape a otros problemas", precisó. Además, la especialista también remarcó como síntoma el hecho de que "muchas veces la actividad con las redes sociales pasa a ser lo más importante que la persona tiene y genera una dependencia, y es así como su humor cambia si puede o no conectarse". En este caso, se pueden citar como ejemplo los momentos en que por alguna falla técnica las redes sociales se caen durante solo unos minutos y ello genera un aluvión de mensajes de los usuarios con quejas o preguntas respecto de lo que pasa con el servicio.

Todas esos comportamientos se suman al "síndrome de abstinencia", por el cual la persona empieza a sentir malestar y angustia cuando no se puede conectar, y luego está "el fenómeno de tolerancia" que tiene que ver con que el usuario necesita estar cada vez más tiempo conectado para obtener el mismo resultado, que antes le llevaba un tiempo menor", explicó la especialista.

Es importante destacar que lo que define si hay una adicción a las redes sociales no es "el tiempo que el usuario permanece conectado", sino cuando su comportamiento empieza a "interferir en su vida" y comienza a generarle problemas" graves con sus amigos, pareja, trabajo o familia y hasta con su salud, subrayó Jurkowski.

Los tratamientos de recuperación dependen en primer lugar de la situación de la persona, y de la contención que pueda recibir de familia o amigos, explicó la especialista y agregó que "el paciente tiene que empezar a darse cuenta de que tiene un problema".

Fuente: Télam

Comentarios