Las exigencias de Carta Abierta a Daniel Scioli

El grupo de intelectuales K le pidió al candidato del Frente para la Victoria que revea el equipo que eligió para su gabinete y “omita” sus preferencias musicales; entre ellos Ricardo Montaner, autor de su canción de campaña. Qué contestaron desde el sciolismo
     Comentarios
     Comentarios

Después de darle su voto “desgarrado”, ahora Carta Abierta le presentó una serie de exigencias a Daniel Scioli. Quieren que revea el equipo que eligió para su gabinete y “omita” sus preferencias musicales; entre ellos Ricardo Montaner, autor de su canción de campaña. Y es que desde el primer momento, y aún después de que la presidenta Cristina Fernández le diera su bendición por sobre el precandidato Florencio Randazzo, el grupo de intelectuales K mira con malos ojos al gobernador bonaerense y no lo oculta.

“Que dejen de distraer con huevadas”, contestaron desde el sciolismo a la última condición de Carta Abierta, relativa a los gustos musicales de Scioli.

Según publicó Infobae, el director de la Biblioteca Nacional y miembro del colectivo de intelectuales, Horacio González, recomendó que el gobernador omita “las canciones que escucha” en virtud “del respeto a las concepciones culturales más vitales, creadoras y amplias”.

No es la primera vez que el también docente de la Universidad Nacional de Rosario se expide sobre la música que escucha Scioli.

Pero sumado al difícil momento que vive el espacio naranja, para muchos, tales observaciones parecen estar demás. Así lo dijo uno de los asesores económico de Scioli, Gustavo Marangoni, presidente del Banco Provincia que habló con Radio 10.

“A mí me gusta hablar con dinosaurios en Jurassic Park, no en la política”, lanzó, lapidario y pidió no distraer al electorado con “huevadas”.  

En una extensa nota de opinión publicada en Página 12, González sostuvo que votó a Scioli “repleto de conjeturas y reticencias” y que espera que “redefina con claridad un frente social avanzado, más incisivo de lo que ha esbozado hasta este momento, e incluso se esfuerce en rever los nombramientos apresurados que implican gestos hacia la misma derecha económica globalizada que ya tiene su eximio portavoz en Macri”.

“Y es claro que eso (las políticas concretas a respetar y proseguir o reinventar) es mucho más importante que decir si nos gustan o no las canciones que escucha. Pero bien podría omitirlas en nombre del respeto a las concepciones culturales más vitales, creadoras y amplias”, chicaneó el intelectual.  

Comentarios