Las finales, esa maldición de Di María e Higuaín

Tal como en la definición del Mundial, al Hueso lo sacó del partido una lesión y el Pipa falló en situaciones clave, incluso en el penal. Messi tampoco pudo gravitar

 

     Comentarios
     Comentarios

Si bien la definición fue por caminos diferentes (aquella vez, Goetze puso el 1 a 0 para Alemania en el suplementario, hoy la cosa fue por penales), puede hallarse otros parangones además del de la sensación de tristeza y dolor que se repite en el corazón de los hinchas argentinos.

Una de las similitudes es la maldición de las lesiones que persiguen a Ángel Di María cuando debe jugar una final con la selección; en Brasil, una dolencia directamente lo sacó del encuentro decisivo; esta vez, un tirón lo marginó apenas a los 24 minutos de juego.

Había hecho una muy buena Copa América, con el rendimiento superlativo (como todo el equipo) ante Paraguay, pero el fantasma de una nueva lesión le impidió mostrar todo su talento y aportar lo suyo en el juego más importante.

Higuaín también

Párrafo aparte también merece lo de Gonzalo Higuaín, quien fue uno de los chivos expiatorios de la derrota ante Alemania por aquella jugada mano a mano que falló ante Neuer y esta noche sumó otros dos sucesos para esa colección que sacarán a relucir sus detractores.

Una de ellas, la del final de los 90 minutos, cuando Messi encabezó un contragolpe y Lavezzi le dio un pase gol que el Pipa se perdió abajo del arco; la otra, la del penal fallado, con un remate desviado por arriba que abrió el camino de la victoria chilena.​
 

Messi tampoco puede

Finalmente, también hay que hacer referencia al trabajo de Lionel Messi en esta final: también en Santiago, como aquella vez en el Maracaná, no pudo gravitar. Estuvo absorbido por la marca chilena (muy agresiva con él ante cada arremetida) y no logró transformarse en la manija del equipo. Sí pateó con convicción y precisión el penal. Pero le sigue faltando eso que le reclaman sus “anti”: una actuación consagratoria. 
 

Comentarios