Liberaron a todos los rugbiers que estaban detenidos en Brasil

Quedaba un integrante del grupo en la cárcel por "errores de papelería" pero fue excarcelado este sábado por la tarde. Los siete jóvenes fueron imputados por golpear a un policía en un bar en Río de Janeiro

     Comentarios
     Comentarios

Los cuatro rugbiers argentinos que permanecían detenidos en Brasil, imputados por golpear a un policía en un bar de la ciudad de Río de Janeiro, fueron liberados. De esta manera, los 7 recuperaron la libertad, confirmó el cónsul argentino en la ciudad, Marcelo Bertoldi.

Los beneficiados son Ignacio Iturraspe, Matías Agustín Tapia Gómez, Fermín Francisco Ibarra y Patricio Velázquez.

“Salieron anoche a última hora y me mandaron una foto con la cabeza rapada (por las autoridades penitenciarias) y todavía con el uniforme que les hacen ponerse en la cárcel”, manifestó Pablo Di Nisio, entrenador del equipo de rugby Los Cedros al que todos pertenecen, y aseguró que los jóvenes pudieron reunirse con los otros tres compañeros excarcelados el viernes.

Estos son Adrián Augusto Di Donato, Hernán Gabriel González y Tomás Fernández Garay, aunque en su caso estuvieron alojados en el Complejo Penitenciario de Gericinó, en Bangú, desde que ocurrió el hecho el 11 de marzo pasado, durante 15 días.

El único que permanecía preso es Patricio Velázquez, aunque al igual que al resto de sus compañeros le otorgaron la excarcelación y ésta sólo se retrasó por “errores de papelería”. Horas más tarde fue también liberado.

“Parece increíble, pero hubo errores de ortografía cuando redactaron el apellido, que lo pusieron con S, y también equivocaron un número del documento”, dijo Di Nisio.

Pese a que recuperaron su libertad, los rugbiers no podrán regresar por ahora a la Argentina, ya que la Justicia brasileña les impuso la obligación de presentarse cada tres meses y si bien pueden alojarse en cualquier ciudad, no pueden salir del territorio del vecino país.

De acuerdo con Di Nisio, si bien algunos de los jóvenes tienen familiares en la ciudad de San Pablo y podrían alojarse allí, aún esperaban “que se pueda articular lo necesario para que vengan a Argentina, sigan la causa desde acá y vuelvan a Brasil cada vez que lo requiera la Justicia”.

El hecho por el cual fueron detenidos los argentinos ocurrió el viernes 11 de marzo en el bar Palaphita Kitch del barrio Gavea de Río de Janeiro, cuando parte del plantel superior del equipo de rugby Los Cedros, del partido bonaerense de Malvinas Argentinas, salió a pasear en el marco de una gira en la que iban a disputar varios partidos amistosos.

Según el relato que realizaron los rugbiers, algunos brasileños los increparon en el bar por ser argentinos y ellos reaccionaron, por lo que se originó una pelea, durante la cual un policía brasileño vestido de civil sufrió una fractura de su maxilar inferior.

Inicialmente, los siete jugadores habían sido detenidos, pero tres de ellos recuperaron la libertad a las pocas horas porque pudo comprobarse que durante la pelea estaban afuera del boliche.

Son los mismos tres que el jueves habían sido autorizados por un juez de turno a regresar a la Argentina tras la aceptación de un hábeas corpus presentado por sus abogados, pero cuando estaban ya sentados en el avión, los obligaron a bajar y también los llevaron detenidos a Bangú.

Di Nisio aseguró que en unos videos tomados por cámaras dentro del lugar del hecho pudo acreditarse que “cuatro de los siete involucrados estaba afuera del bar en el momento de la pelea".

"Un quinto estaba en otro sector y los dos restantes participaron de una pelea con dos jóvenes que no son el policía que dice que fue herido. Fue una pelea mano a mano con otros dos", agregó.

El entrenador dijo que "está acreditado que el que participó de la pelea con el policía es otro de los integrantes del plantel que ya está en Buenos Aires y ofreció su testimonio para que sea incorporado en la causa".

Fuente: Télam

Comentarios