Misión imposible: tortuga persiguiendo a un gato

En lugar de un ratón, el felino decidió jugar con el anfibio, claramente más lento. Y claro, en un juego de velocidad, siempre sale perdedora la tortuga, aunque una cosa es cierta: su esfuerzo es de aplaudir
     Comentarios
     Comentarios

Comentarios