Lo más importante

Nuevos descubrimientos sobre los orígenes de la esquizofrenia

A través de un estudio realizado en Estados Unidos se encontró que una variante genética provoca una “poda” en exceso del cerebro durante la adolescencia 

     Comentarios
     Comentarios

Las conexiones entre nuestras neuronas son objeto de la “poda sináptica”, proceso de fundamental importancia en la adolescencia, período durante el cual tiene lugar una intensa reducción, corte y eliminación mediante, de conexiones sinápticas en exceso y la consolidación de sinapsis activas entre las neuronas.

Científicos de la Escuela de Medicina de Harvard, del Instituto Broad, y del Hospital de Niños de Boston encontraron que el riesgo de esquizofrenia aumenta notablemente en sujetos que poseen en su genoma variantes de un gen que interviene en los mecanismos de poda sináptica.

Imaginemos un maestro jardinero experto en el arte de la poda, capaz de reconocer y marcar las ramas caducas, las débiles o las que atentan contra el desarrollo armónico de la planta para que el resto de los jardineros efectúe la poda. En el desarrollo normal del cerebro y de las conexiones interneuronales son los genes quienes “marcan” los “brotes” superfluos que deben ser removidos. En los esquizofrénicos, estos genes marcan demasiadas sinapsis y la poda es excesiva. Tal es la magnitud de esta eliminación de tejido que uno de los pocos signos objetivables por el neuropatólogo en los cerebros post-mortem de esquizofrénicos es el adelgazamiento de la sustancia gris cerebral.

El estudio publicado esta semana en la revista Nature por Sekar y colaboradores es el fruto del estudio de casi 30.000 pacientes esquizofrénicos comparados con un número aún superior de sujetos normales, y más de 700 especímenes de cerebros post-mortem, provenientes de trabajos realizados en 22 países. El trabajo de Nature es una inusual combinación de resultados de biología molecular, inmunología, y microscopía de superresolución, con la enorme casuística genética arriba mencionada. Lo que el consorcio de científicos ha verificado en un sistema modelo murino (es decir, utilizando ratones) es que una variante de un gen participa activamente en la “poda sináptica”, pero con características anormales que podrían remedar lo que sucede en la esquizofrenia.

La esquizofrenia, más correctamente las esquizofrenias, ya que se trata de un conjunto relativamente heterogéneo de patologías psiquiátricas con un alto componente genético y hereditario,  afectan a más de 25 millones de personas en todo el mundo. Se inician en la adolescencia tardía y adultez temprana, y sus mecanismos de génesis son aún desconocidos. Es justamente en estos periodos críticos del desarrollo en los que maduran y se consolidan importantes circuitos neuronales en ciertas regiones, mediante procesos de maduración tardía de la corteza cerebral que se inician en la adolescencia y que se cree que progresarían hasta la tercer década de la vida.

En síntesis, el estudio de Nature constituye un hito importante de la Neurociencia contemporánea, que pone en evidencia una vez más cómo los estudios del microcosmos cerebral pueden tener repercusiones de peso en un conjunto de enfermedades psiquiátricas , entre las más devastadoras y enigmáticas de la Medicina actual.

Fuente: CONICET

Comentarios

Segui Leyendo