Pullaro dijo que el crimen del taxista golpea sus políticas

Tras la reunión con titulares y choferes, el ministro de Seguridad sostuvo que los datos que mostraban mejoras contra el delito se derrumban con hechos como este. Los representantes del sector dijeron que no hay medida efectiva si los delincuentes no quedan presos y piden explicaciones a la Justicia
     Comentarios
     Comentarios

Ya pasó tantas veces que genera escepticismo. Lo cierto es que después del asesinato del taxista Eduardo Piris representantes de choferes y titulares de taxis se reunieron con autoridades provinciales y municipales. Los funcionarios se comprometieron a combatir con todas sus fuerzas el delito y los tacheros enfocaron su reclamo hacia el Poder Judicial y, de hecho, pidieron una reunión con los fiscales para que expliquen “por qué hay tantos delincuentes sueltos”.

Así, al menos, lo expresó el titular del Sindicato de Peones de Taxis, Horacio Boix, que prefirió apuntar a Tribunales antes que a las medidas de seguridad en debate –como el pago con tarjeta o la instalación de cámaras en los coches–, que generan fuertes resistencias sobre todo entre los titulares y diferencias entre éstos y los choferes. “Si los delincuentes siguen en libertad, por más que les pongamos cosas a los autos nos van a seguir robando”. En ese sentido, mencionó que en el encuentro se dijo que hay 400 personas con arresto domiciliario. “¿Quién controla eso?”, se preguntó.

Boix dijo que habló con el propio gobernador Miguel Lifschitz, que le prometió que le va a “declarar la guerra a los delincuentes”. En la reunión con el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, y el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Gustavo Leone, se ratificó ese compromiso.

Pullaro se mostró muy afectado por el asesinato. Dijo que había presencia policial en las calles y que en su cartera había entusiasmo por datos que marcaban una disminución del número de delitos, pero que esto cambia todo. “Nos entusiasmamos con los datos, pero un hecho como este tira abajo eso. Esto golpea las políticas públicas que veníamos desarrollando”, afirmó.

Por su parte, Leone planteó que las medidas para sacar el dinero en efectivo de las unidades no soluciona el problema pero va a ayudar. En ese sentido, confirmó que en 60 días se va a empezar a probar en un grupo de coches el cobro con la tarjeta Movi y que luego, si funciona, ese sistema se extenderá a toda la flota.

Comentarios