Lo más importante

“Quienes me tendrían que dar seguridad me terminan matando al pibe”

El suegro de Roberto Arrieta, el joven fallecido de un balazo en una comisaría, contó del dolor de su hija y entre lágrimas recordó lo mucho que el muchacho la cuidaba. Reconstruyó la secuencia fatal y aseguró que el policía que lo mató lo había apuntado a él primero cuando estaba con su hija menor
     Comentarios
     Comentarios

A poco más de un día de la muerte de Roberto Arrieta, el muchacho de 22 años fallecido de un balazo en una comisaría de Puerto San Martin, sus familiares planeaban realizar una presentarse en los Tribunales locales aunque temían más violencia de parte de los policías. El suegro de Roberto, Mario González, reconstruyó la secuencia fatal y aseguró que el policía que lo mató lo había apuntado a él primero cuando estaba con su hija menor. El joven había ido a la comisaría para denunciar que un policía lo había chocado en su moto cuando circulaba con su novia. Para el jefe de la policía rosarina, Miguel Oliva, lo ocurrido bajo jurisdicción de la Unidad Regional XVII, fue muy “desafortunado”.

“Quienes me tendrían que dar seguridad me terminan matando al pibe”, lamentó González en diálogo con Radiópolis, el programa que conduce Roberto Caferra por Radio 2. Su hija Romina y Arrieta estuvieron juntos tres años. “Estoy orgulloso de cómo cuidó a mi hija y perderlo de esta forma...”, comenzó el papá de Romina, pero un nudo en la garganta no lo dejó continuar.

González reconstruyó la secuencia fatal de aquel domingo y aseguró que el policía que lo mató y al que identificó como Jonathan P., lo había apuntado a él primero cuando estaba con su hija de 10 años.

Tras el choque, González que paseaba por Rosario con su mujer e hija más chica, regresó de inmediato a Puerto San Martin e incluso llegó a la comisaría –contó– antes que Arrieta.

Estaban en la vereda de la seccional, donde los policías estacionan las motos incautadas a 45º, cuando –recordó– P. se tropezó con la línea de rodados y cayó al suelo.

“Se le nota la furia en la cara al reincorporarse”, señaló González que precisó que P. “cargó el arma” y le apuntó primero a él que estaba cerca suyo con la nena de 10 años.

“Agarro a la nena y me corro, disparó con tanta mala suerte que a tres, cuatro metros le pega a Roberto”, resumió.

Decisión “desafortunada”

El comisario Oliva relacionó lo ocurrido en Puerto San Martin con algunos desmanes que a veces pueden producirse en las comisarías y opinó que el agente que disparó tal vez se vio “superado” por la situación.

“El policía es parte de la sociedad, (el efectivo) se habrá visto superado”, deslizó y argumentó que muchas veces los agentes deben tomar decisiones de vida o muerte en fracciones de segundo. “es muy complejo pero para eso nos preparamos”, aseguró.  

Cargando audio...

Mario González (Radio 2)

Cargando audio...

Miguel Oliva (Radio 2)

Comentarios

Segui Leyendo