Lo más importante

Se entregó el supuesto asesino del policía Mauro Mansilla

Había sido identificado y realizaron varios allanamientos este viernes para buscarlo. Se presentó en la Unidad Penal 3. Tiene profusos antecedentes, incluso por homicidio
     Comentarios
     Comentarios

El supuesto asesino de Mauro Mansilla, el policía asesinado de un disparo el martes a la tarde en Corrientes y Tucumán, se entregó este viernes a la mañana en la Unidad Penal 3, la cárcel de Zeballos y Ricchieri, en un día en el que la Policía de Investigaciones realizó varios allanamientos en su búsqueda.

El periodista Hernán Funes informó en Radiópolis (Radio2) que esta mañana, se presentó Ricardo Albertengo, de 48 años, quien sería el asesino del policía Mauro Mansilla ocurrido el pasado martes. Llegó hasta la unidad penitenciaria y quedó detenido. Tenía antecedentes por homicidio y una toma de rehenes en bulevar Oroño en 2009. 

En la Unidad Penal 3 Albertengo ya había estado preso, por eso se supone que se entregó allí.

Albertengo está sospechado de haberle disparado a Mauro Mansilla el martes a la tarde en Corrientes al 300, luego de que el policía le diera la voz de alto cuando una pareja lo identificó como el ladrón que los había asaltado días antes.

El delincuente huyó y Mansilla fue llevado en estado gravísimo al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde falleció a la mañana siguiente. El asesino había sido registrado por las cámaras de seguridad de la zona, lo que ayudó a su identificación pese a la demora que hubo en poder acceder a los archivos.  

Agentes de la Policía de Investigaciones realizaron esta mañana seis procedimientos en torno al crimen del policía, por órdenes del fiscal Ademar Bianchini. La búsqueda dio un resultado negativo. Hora después de que trascendió esa información, se conoció que Albertengo se había entregado.

En 2009 Alberengo protagonizó una violenta toma de rehenes en una clínica de cirugía plástica ubicada en Oroño al 700. Por entonces, ya contaba con una condena de 19 años por un homicidio.

Ese 20 de octubre, ingresó a la clínica fingiendo ser un paciente, encañonó a la empleada de recepción y con unos 5 mil dólares encima, fue encerrado por la policía. Se produjo una balacera y fue entonces que decidió tomar como rehenes a 8 personas.

 

 

 

Comentarios

Segui Leyendo