¿Son los momentos de ocio para un buen estudio y un feliz trabajo?

Hacer un balance semanal ayuda a organizar mejor la próxima semana, ya sea siendo más realista con los tiempos establecidos para una tarea y otra o bien para hacer aquellas tareas pendientes que quedaron de la semana anterior
     Comentarios
     Comentarios

Se suele decir que estudiar mucho tendrá sus resultados a la hora de obtener buenas notas y resultados. Lo mismo sucede con el trabajo, pero para este quizás no sea tan importante la cantidad de horas como la calidad de estas para un buen rendimiento laboral. Sin embargo, en ocasiones, no somos conscientes de que tener diversos y buenos momentos de ocio es igual de importante para tener un buen estudio luego o un feliz trabajo.

El sitio formacionyestudios propone una serie de recomendaciones para hacer en los momentos de ocio entre el estudio y/o el trabajo.

No sientas remordimientos por tener momentos de ocio:

  1. Revisá y hacé balance de tu rendimiento semanal (laboral o estudiantil). Pensá en todas esas tareas importantes que tenías que desarrollar, hacé memoria sobre si las hiciste, y calculá también si algunas se quedaron por hacer o las postergaste para otro momento. Hacer un balance semanal de este tipo, te ayuda a organizar mejor tu próxima semana, ya sea siendo más realista con los tiempos establecidos para una tarea y otra o bien para hacer aquellas tareas pendientes que dejaste la semana anterior.
  2. Recordá también los buenos momentos que tuviste en la escuela o en el trabajo. A veces, vemos ese lugar de estudio o trabajo como una “cárcel”, sin embargo, en dicho lugar también tenemos muy buenos momentos. Recordalos y te darás cuenta de que todo no es tan negativo como creés.
  3. Salí a la calle, a pasear, a practicar algo de "running", a andar en bici o tal vez, a sentarte en la plaza de tu barrio a charlar con vecinos. Salir de casa libera y descongestiona la mente.
  4. Organizá planes con tus amigos y familia. Entre semana solemos tener poco o ningún tiempo para ver a los amigos o a la familia que no vive directamente con nosotros en el mismo hogar. Aprovechá tus días libres para hacerlo. Ellos seguro que te estarán extrañando.
  5. Practicá tu hobby preferido o busca alguno que te motive especialmente. ¿Qué tal pintar? ¿Y escribir un cuaderno de poesía o una novela? Si decís que nunca tienes tiempo para hacer lo que realmente querés, es en estos ratitos de ocio cuando debés hacerlo. Buscá algo que te motive o inspire y hacelo.

Comentarios