Trascendió la foto de otro hincha atacado brutalmente en Newell's

Se trata de un hombre desnudo, golpeado en la tribuna de la cancha en el clásico. Al igual que otro hincha, el argumento era su supuesta condición de centralista
     Comentarios
     Comentarios

Fueron dos los hinchas que fueron ferozmente atacados por otros hombres del mismo en la cancha de Newell’s durante el clásico del domingo pasado. Es que tras conocerse el caso de Alfredo, un hombre golpeado en la platea, trascendió la foto de otra víctima que fue golpeado con suma violencia en la zona de la tribuna. En ambos casos, el argumento es su supuesta condición de centralistas. Alfredo aclaró públicamente que es leproso. En el otro caso, la versión policial es que también la víctima es de Newell’s y que tenía hasta un tatuaje rojinegro en una de sus nalgas. Pero testigos de la golpiza dijeron que tenía un short de Central debajo de un pantalón largo. 

Una foto que da vueltas por las redes sociales muestra a un joven sin ropas en las inmediaciones del estadio de Newell’s Old Boys junto a personal policial. Se trata, de acuerdo a lo que pudo conocer Rosario3.com, de una persona que en medio del segundo tiempo del partido fue abordado por un grupo de hinchas leprosos en la tribuna.

De acuerdo a los datos que trascendieron, los agresores dijeron que el hombre es un hincha de Rosario Central y supusieron que su presencia era una provocación. Irracionalmente y de manera feroz empezaron a golpearlo y le quitaron sus ropas. 

Tras ser golpeado, personal policial logró sacarlo del estadio. La foto registró el momento en que lo dejan en el asfalto a la espera de una ambulancia. Según confirmaron fuentes cercanas al hecho, fue trasladado al hospital Centenario con múltiples traumatismos.

El otro caso

En contacto con el periodista Roberto Caferra en Radiópolis (Radio 2), Alfredo Mansilla, un hombre de 37 años, hincha de Newell’s Old Boys y frecuente concurrente al estadio del Parque Independencia, relató que el domingo pasado, durante el clásico, fue duramente atacado.

Según estimó, fue confundido con un simpatizante canalla y eso despertó la furia incontenible de hinchas leprosos.

“La gente se enfureció, me querían matar. La policía empezó a tirar con balas de goma y me tuvieron que custodiar. Nadie en la platea me defendió, todos me querían pegar y de todos lados pero por suerte no sufrí daños mayores”, sostuvo.  

Comentarios