Vacaciones en el exterior: consejos para las urgencias quirúrgicas

Una urgencia quirúrgica durante las vacaciones, en especial si es en el exterior, puede ser sobrellevada con éxito mediante algunas medidas previas por parte del paciente, como dar una información completa y veraz a su médico de cabecera, informarse de servicios médicos en el destino y contratar un seguro de salud
     Comentarios
     Comentarios

Estas cuestiones resultan fundamentales para evitar o al menos responder con eficiencia si se presenta ese tipo de urgencias, según un informe de la Asociación Argentina de Cirugía (AAC), especial para la época de vacaciones.

Las urgencias quirúrgicas pueden surgir por cuestiones exógenas, como un accidente imprevisto, pero también a raíz de dolencias previas, por lo que la AAC considera que se deben tener en cuenta dos consideraciones primordiales: las características personales del viajero y el ámbito en que desarrollará su viaje.

En el primer caso, destaca la edad y los antecedentes personales y patológicos, ya que "no es lo mismo, por ejemplo, un adolescente que un viajero mayor de 70 años, portador de una patología crónica", advierte en su informe. 

En cuanto al ámbito en que se desarrollará el viaje, también diferencia entre "planear una estadía en una ciudad importante de Europa, con la infraestructura y los servicios totalmente desarrollados, a un periodo vacacional que incluya 'trekking' en zonas remotas o lejos de centros urbanos".

El cirujano Alberto Ferreres, miembro de la AAC, destacó a Télam la importancia de informar al médico de cabecera, antes de partir, "todos los factores personales y predisponentes, especialmente si se tienen antecedentes quirúrgicos de relevancia y se va a iniciar un viaje prolongado".

"Es más que recomendable interactuar con el médico cirujano de cabecera, quien puede efectuar recomendaciones previas frente a cualquier circunstancia inesperada así como brindar pautas de alarma", recomienda. 

Para la AAC, "el hecho de saber que uno tiene patologías eventualmente quirúrgicas no resueltas y comunicárselo a su médico de cabecera antes de viajar, también es de ayuda", y como ejemplo menciona a pacientes con litiasis vesicular (piedras en la vesícula).

Sobre este tema, Ferreres contó que existe una importante red de cirujanos en el mundo, que están vinculados y pueden intercambiar información y soluciones sobre un paciente en riesgo, o recomendarle previamente instituciones y colegas que puede consultar.

"Cuando uno sabe sobre la patología del paciente, muchas veces por conocimientos y contactos uno puede hacer la conexión necesaria ante una contingencia", sostuvo y recordó una oportunidad en que fue consultado porque un paciente debía ser trasladado por una cirugía de urgencia de Myanmar a Bangkok, y a quien él puso en contacto con un colega que era presidente del Consejo Internacional de Cirugía.

Ferreres tuvo formación en Estados Unidos, Dinamarca y Suiza, fue profesor de la Universidad de Washington, es miembro honorario del Colegio Americano de Cirujanos y contó haberse desempeñado "en cargos directivos, fundamentalmente, y en el exterior".

Otro elemento importante ante este tipo de urgencias es el manejo del idioma del destino que se visita, lo que puede facilitar la solución de trámites administrativos y también en lo concretamente asistencial.

La entidad advierte sobre la importancia de contar con una cobertura médica en el exterior, sobre la que se debe tener un conocimiento acabado del contrato, en especial sobre los montos que cubre, sus limitaciones, topes y lo que queda fuera de cobertura, como puede ser frente a la práctica de deportes extremos.

Sobre la eficacia de estos sistemas, ante el dicho de que "todos los seguros son buenos hasta que se los necesita", Ferreres sostuvo que es importante "leer la letra chica para evitar sorpresas, pero en general cumplen con su cometido".

Si pese a la pevenciones, el turista se encuentra ante una situación de emergencia quirúrgica en el exterior, el primer punto que recomienda es definir y conocer la situación de emergencia y aclara que, en general, la definición de emergencia quirúrgica le corresponde a un profesional médico. 

La AAC apunta que "no es lo mismo una fractura de algún miembro, un infarto agudo de miocardio con requerimiento inmediato de angioplastia con balón o una colecistitis aguda".

"En el primer caso, la solución inmediata puede consistir en la inmovilización con yeso o bota y el eventual traslado para el tratamiento definitivo en el país, lo que redundara en un costo de atención mucho mas acotado", pero, añade, "en las otras circunstancias, se impone el tratamiento quirúrgico con la consiguiente internación postoperatoria".

Sobre estos consejos de la AAC, Ferreres explicó que la entidad, con presencia desde 1985, se impone obligaciones y servicios, y "dentro de esto surgió la divulgación de algunos temas respecto de las dificultades de la práctica quirúrgica, en este caso y teniendo en cuenta la época, en el ámbito del turismo y los viajes".

Fuente: telam.com.ar

Comentarios