»
  INGRESAR  |  REGISTRARSE  

Estamos escuchando
A Diario
Rosario3.com
Martes 22 de julio de 2014
 ULTIMO MOMENTO   NOTICIAS     DEPORTES      OCIO     OPINION    COMUNIDAD    EDUCACION    SALUD   VIDEOS 
  BUSCAR
08:01 | martes, 30 de septiembre de 2008
   
Educación
La importancia de los idiomas en la industria del turismo
El turismo internacional, creciente en ciudades como Rosario, exige cada vez más que el profesional del turismo esté capacitado en idiomas extranjeros, sostiene en esta nota la directora del Instituto Superior Pago de los Arroyos de Rosario, licenciada Alejandra Astegiano
El estudiante debe manejar de manera fluida, como mínimo, el idioma portugués y el inglés.
El estudiante debe manejar de manera fluida, como mínimo, el idioma portugués y el inglés. Ampliar Imágenes
Rosario actualmente capta visitantes de Latinoamérica, principalmente de Brasil, Chile y Uruguay, aunque también visitantes europeos y norteamericanos que reconocen en Rosario un destino turístico muy atractivo, especialmente por las actividades deportivas y recreativas que se desarrollan en base a nuestro río Paraná especialmente.

Esto hace necesario que el estudiante pueda manejar de manera fluida, como mínimo, el idioma portugués y el inglés para poder brindar al viajero una experiencia turística única, y puedan sentirse cómodos en una ciudad extranjera.

Para que el desarrollo del sector se convierta en sustentable hacen falta ciertas condiciones básicas, entre las cuales ocupa un lugar prioritario el prestar atención y esfuerzos a la educación de la población, tal como sucede con muchos otros sectores productivos, aunque en el turismo tiene una relevancia particular. Tanto es así que aproximadamente un 7,1% del empleo total de la Argentina está vinculado con actividades de la Industria de Viajes y Turismo (IVT). Es decir que casi un millón de personas (hogares) reciben ingresos de las tareas realizadas en este sector de la economía.

El Plan Estratégico de Turismo Sustentable desarrollado por la Secretaría de Turismo de la Nación y el Consejo Federal de Inversiones, plantea que para el año 2010 se espera llegar a unos 4,4 millones de visitantes del exterior en una hipótesis moderada, y a 5,1 millones en una optimista, con ingresos en divisas de u$s 3860 millones y u$s 4760 millones, respectivamente. Estos datos muestran que la actividad turística debe ser atendida con especial atención porque aporta cada día más a la riqueza del país y al sostenimiento de las familias argentinas.

Destacamos, entonces, que la educación y la formación de los agentes que tengan en sus manos esa tarea son de vital importancia. La mayor o menor corrección en el trato y el servicio depende, en gran medida, de la educación adquirida por los que lo prestan. Pero además, el turismo se potencia en aquellos países donde la media de la educación de la población es alta, ya que el viajero es atendido no sólo por los agentes especializados, sino también por el conjunto de los habitantes de un país con los cuales se cruza y a los cuales pide colaboración en forma permanente. No es casual que una de las campañas oficiales, de cara al boom de viajeros del exterior, haya sido “tratemos bien al turista”, dirigida no sólo a los trabajadores del sector sino al conjunto de los ciudadanos.

Educación para el turismo: clave para un desarrollo sustentable

El turismo se ha globalizado: debemos adaptar los planes de estudios a la nueva realidad para incrementar, a través de la educación, nuestra competitividad como destino turístico. La educación es un factor indispensable. Las nuevas generaciones deben conocer mejor sus recursos naturales, aprender a conservarlos y a cuidarlos, atender cada vez mejor al visitante, conocer otras costumbres, compartir experiencias con gente de otras latitudes, enriquecerse y enriquecer. La industria turística, que ha adquirido notable auge en algunos países o regiones, debe plantearse sus objetivos, teniendo en cuenta además, que las tendencias le asignan una importancia relativa cada vez mayor como sector económico en el Producto Bruto Interno. Basada, como actividad de servicios, en la oferta material e inmaterial de recursos físicos y humanos, debe encontrar un punto de equilibrio, con una demanda de experiencias, vivencias y emociones que exige mayor calidad, no sólo de servicios, sino también ambiental.

Quienes se vinculan a esta actividad deben reconocer que el turismo no es inofensivo: puede transformar o degradar tanto los espacios naturales como las sociedades donde se establece (por ejemplo cuando se privilegian los criterios de rentabilidad en el corto plazo, que en ocasiones pueden ser una externalidad negativa y cuyo costo implica enormes esfuerzos económicos, sociales y políticos). Pero se reconoce al turismo como una importante fuente de generación de empleo, una actividad que revaloriza los recursos endógenos (folclóricos, gastronómicos, naturales, etc.), y que además de ser útil en un proceso de reconversión productiva, puede planificarse a partir de objetivos sustentables y contribuir con esto a revertir los problemas de degradación socioeconómica y/o natural, o directamente iniciar un desarrollo integral armónico.

Este desafío lo tiene, no sólo como actividad económica, involucrando a todos aquellos que trabajan en el sector (más allá de la jerarquía), sino como hecho social en el que turista y residente intercambian experiencias y de esta interrelación resulta un aprendizaje. Por lo tanto el turismo encuentra un camino para acercarse a la educación ambiental y a través de ella acerca los principios del desarrollo sustentable, tanto a quienes ofrecen servicios turísticos, como a quienes lo demandan.

Aquí se articula el segundo elemento de esta propuesta: la educación ambiental considerada una de las claves para que el desarrollo sustentable sea posible, a partir de un cambio de conciencia. Podemos decir que es por sobre todas las cosas una educación para la acción, desde una aproximación global e interdisciplinaria, facilitando así un mejor conocimiento de los procesos ecológicos, económicos, sociales y culturales. La educación debe fomentar el cambio social a partir del desarrollo de valores, actitudes y habilidades para asumir una responsabilidad ambiental, siendo así una herramienta para mejorar las relaciones de los seres humanos con su medio, y por lo tanto incidir en la prevención y resolución de problemas comunes.

Cualquiera sea la forma en que se instrumenta la educación ambiental, es un paso más en la toma de conciencia hacia un modelo más equitativo, que permita:
• Facilitar la preparación profesional de recursos humanos ligados al sector.
• Lograr la eficacia y eficiencia en las funciones básicas de conducción, formación e información, asesoramiento, recepción y coordinación de los turistas.
• Desarrollar actitudes y valores que le permitan al profesional un actuar ético.
• Promover la capacidad de investigación.
 
También te puede interesar.
Chupines perfumados: liberan esencias según el color
Los jeans tienen microcápsulas en la tela que desprenden aromas frutales. Los vende una firma portuguesa y el perfume dura hasta 20 lavados
Juanse acusado de violación: "Está todo armado, es falso"
Una joven jujeña denunció al ex cantante de los Ratones Paranoicos y a su banda por abuso sexual. Aseguró que fue invitada a tomar bebidas alcohólicas y subirse a una camioneta
Limpiarán pegatinas y labrarán actas por carteles no autorizados
La Secretaría de Control municipal inició este lunes operativos en el centro y seguirá durante la semana. Quitarán los elementos publicitarios no autorizados en la vía pública. Antes, pondrán una faja para señalar la falta
Contactos   Servicios   Correo de Lectores   Mapa del Sitio   Registración   Cómo anunciar?
Copyright 2006 Rosario3 ® Todos los derechos reservados
 
diseño y desarrollo Ellecktra Imagen Global ellecktra.com