Perfil de un experto en pandillas juveniles

Quién es Elías Soae Freue, el argentino-israelí que trabajó con la violencia urbana de su país y en Latinoamérica. Viene a entrenar a la Policía Comunitaria con varios talleres durante dos semanas. No descarta trabajar con policías de reacción. “Si me llaman, iré”, dijo a Radio Dos.
     Comentarios
     Comentarios

En materia de seguridad, los tiempos que se viven, desmedidamente violentos y en los que se escuchan voces que piden cambios estructurales, requieren de precisión. No siempre se puede demostrar. El exceso de lecturas políticas sobre qué debe hacerse atenta contra esta posibilidad. Lo que no quiere decir que en paralelo a ellas no se tomen decisiones. Por eso, a las reuniones quincenales entre los responsables de las diez casas de la Policía Comunitaria con los vecinos, en las que se acuerdan horarios de patrullaje y se recibe información de los referentes barriales, se le sumará la presencia de un argentino-israelí especialista en seguridad.

La Policía Comunitaria ya actúa en diez barrios rosarinos. Algunos humildes y populosos, otros son enclaves comerciales establecidos hace mucho tiempo. Todos están atravesados por la violencia urbana, como  Las Flores, La Granada, Ludueña, Dorrego, Fisherton, Arroyito, Belgrano, Tablada, Tiro Suizo y Echesortu. Tras reunirse con Adriana Sosa, jefa de las Casas de Policía Comunitaria de Rosario, y el secretario de Control y Conviviencia, Pablo Seghezzo, la intendenta Mónica Fein pidió “redoblar la apuesta” y que los agentes “golpeen la puerta casa por casa” para ponerse a disposición de los vecinos. También se encontró con Miguel Lifschitz, gobernador electo. Pero hubo un tercero. Se trata de Elías Soae Freue, especialista en fuerzas de seguridad que asumirá una pequeña porción de la formación de los más de 1.200 agentes incorporados a la flamante fuerza.

Este cronista accedió a la hoja de servicios de Soae Freue, en la que se detalla que entre las décadas de 1970 y 1980 se formó especialmente en la “coordinación de pandillas y jóvenes de alto riesgo”, coordinó programas con “jóvenes de alto riesgo y pandillaje en zonas marginales y socialmente problemáticas”. Ingresó al cuerpo de policía israelí y fue condecorado por el entonces presidente de ese país Shimon Peres. Cooperó con las fuerzas policiales de México, Ecuador y El Salvador. También escribió textos de manejo de policías  comunitarias.

Como agente policial intervino en los más diversos campos, desde Investigaciones (casos con involucrados hispanoparlantes), Policía Juvenil (casos juveniles en estatus de prevención secundaria y terciaria), Policía Secreta, Brigada de Estupefacientes, Unidad de Operaciones Especiales en Israel (jefe del centro local de mando de los servicios de  seguridad ciudadana y emergencia, salvamento, bomberos, autoridades urbanas y gubernamentales) para casos de crisis o desastres naturales.  También en Operaciones Especiales Internacionales contra el crimen organizado y lucha contra la droga, en las que participó de misiones en países de Europa en coordinación con diversos cuerpos de policía y organizaciones internacionales.

A propósito de la Policía Comunitaria, se ocupó de la  coordinación (fue jefe de la Policía Comunitaria del sur de Jerusalén), Instrucción y Supervisión (de policías y agentes comunitarios), Jefe de Escuadrón Urbano de los Vecinos Voluntarios de la "Seguridad Comunitaria", Jefe de la Policía Comunitaria (del barrio de Guiló en sur de Jerusalén).

Actualmente trabaja con el Ministerio de Relaciones Exteriores Israelí, Mashav, en el asesoramiento en diferentes países del mundo en esta materia. En varias ciudades de los países nombrados impartió cursos y talleres, así como cursos en otras regiones de América Latina.  

En tensa convivencia, hay una ciudad que pide agentes en la calle y respeto por la autoridad. Marchas por Justicia de dos recientes víctimas, del trabajador municipal Gerardo Escobar y el arquitecto Sandro Procopio. De aquí en más, lo que se vendrá son dos semanas con Soae Freue, consagradas a completar el entrenamiento de los agentes de las diez casas de policía comunitaria. Mucho se espera de ellos. Y es mucho para dos semanas.

Comentarios