»
  INGRESAR  |  REGISTRARSE  

Estamos escuchando
La primera de la tarde
Rosario3.com
Jueves 17 de abril de 2014
 ULTIMO MOMENTO   NOTICIAS     DEPORTES      OCIO     OPINION    COMUNIDAD    EDUCACION    SALUD   VIDEOS 
  BUSCAR
Efrain Hutt

Notas Anteriores
07:18 | miércoles, 26 de noviembre de 2008
   
Sexualidad y genitalidad
.

No se pone en duda que debe hacerse todo aquello que tienda al crecimiento humano y la educación ocupa un lugar preponderante, junto a una buena alimentación y al derecho a la salud de manera igualitaria para todos los miembros de la Sociedad.

Por supuesto que todo ello unido a la libertad de poder tener en disponibilidad de la acción diaria, el ser auténtico en sus conductas y de no transformar y deformar el sentido de la libertad para conformar actos de libertinaje. Sólo debemos hacer un distingo imprescindible para diferenciar la SEXUALIDAD de la GENITALIDAD.

No son cosas similares en lo absoluto. Durante mucho tiempo se ha hablado de enfermedades de transmisión sexual, ignorando que la sexualidad lleva implícita el amor, la ternura, la responsabilidad, el cuidado del otro, en el cual el acto pasa, de ser meramente genital a ser acto sexual, pleno de goce, alegría y crecimiento. La genitalidad en absoluto se diferencia de la parte animal que tenemos como componente dentro de lo humano y sus necesidades son explicadas por el mecanicismo newtoniano, como la necesidad, ante la acumulación del deseo dentro de la máquina, ésta, para no explotar, debe evacuarse mediante la producción del orgasmo. (como si fuera una máquina de vapor).

Es sólo ese orgasmo una satisfacción instintiva mecanicista, después del cual nada es productivo, más allá de ese goce que termina en instantes, luego de lo cual, todo sigue igual, sin producir cambios de crecimiento, en nuestra área afectiva.

Por eso es importante, salvada esta diferencia, que debe tenerse en cuenta, que los educadores (padres, maestros, personas mayores, profesionales) conozcan bien estas diferencias para evitar confusiones.

Mucho tiempo atrás, a las enfermedades de transmisión genital, se las llamaba enfermedades venéreas e incluso existía en la cátedra de Dermatología un nombre diferente, cual era el de clínica dérmato sifilográfica o de enfermedades venéreas.

La genitalidad animal lleva una diferenciación, incluso pocisional en el acoplamiento de las parejas. En todas las especies animales, el acoplamiento de la pareja se hace de manera posterior y ambos integrantes de la pareja, sea esta homo u heterosexual, no se miraban en ese “vis a frontis” de la sexualidad, cuando el hombre en su evolución, alcanza dimensión humana y se mira a los ojos con su pareja.

Conocido esto, quienes educan, deben también prepararse para tal fin y evitar que los jóvenes confundan ambos términos y tiendan con su educación, a hacerles saber que la sexualidad es un hermoso acto donde la responsabilidad de los integrantes de la pareja, jamás se excluye.

De manera absolutamente diferente al proceso de interrelación de la pareja humana, todavía existen en muchos libros y se trasmite la idea de que el HIV es una enfermedad de transmisión sexual, desconociendo que se deben retirar aquellas deformaciones del lenguaje y ser coherentes con la realidad. Quien tiene relaciones sexuales cuida del otro, siente afectos, ama y sería incapaz de contagiar enfermedades.

No pasa lo mismo en las relaciones genitales donde no existen esos componentes estructurales, éticos y solo se busca el fugaz placer del orgasmo, producido por la satisfacción de deseo de poseer formas, sin cuidar del otro. Desgraciadamente, en nuestros jóvenes, vemos un retroceso en la sexualidad y un recrudecimiento de la genitalidad. De esta manera, volviendo a no tomar la sexualidad con el sentido de la culpa, disfrutando de ella, no habrá embarazos no deseados, disminuirá la cadena de las enfermedades infecto contagiosas, que ya son pandemias como el HIV, etc. Es una hermosa vacuna de bajo costo, el educar para la sexualidad responsable.

Acá no van incluidos los dogmas confesionales que temen a la sexualidad, ignorando que es un acto de amor de las parejas humanas, o la planificación para disfrutar de esa sexualidad y poder hacer una procreación responsable en el momento en que la pareja esté preparada para ese objetivo y procrear aquellos hijos que las diversas situaciones socioeconómicas, o los deseos de ambos progenitores, permitan hacer crecer a los hijos para el vuelo posterior hacia la libertad de lo que nace del amor. Jamás deberá realizarse con sentimientos de culpa la verdadera sexualidad.

 
También te puede interesar.
La Princesita Karina formará parte de la apertura de Showmatch
La cantante grabó una canción especial para el programa de Marcelo Tinelli que arrancará el 28 de abril. "Se van a sorprender, no es cumbia pero es un tema muy conocido", dijo
Homo dramaticus, seminario intensivo de pedagogía teatral
Se trata de un seminario dedicado a profesionalizar la práctica docente de los que ejercen la enseñanza teatral, a cargo de Jorge Holovatuck
El mundo se horroriza por la niña esclava en Buenos Aires
Medios internacionales reflejaron el caso de la menor de 15 años rescatada de un garage de Lugano, donde estuvo encerrada por una pareja durante 12 años
Contactos   Servicios   Correo de Lectores   Mapa del Sitio   Registración   Cómo anunciar?
Copyright 2006 Rosario3 ® Todos los derechos reservados
 
diseño y desarrollo Ellecktra Imagen Global ellecktra.com