Lo más importante

El Tolo y sus cambiantes posturas de acuerdo al resultado

El DT de Newell's eligió diferentes blancos para descargar su enojo después de los últimos partidos. ¿Resiste al archivo?

0 Comentarios
0 Comentarios

El triunfo frente a Godoy Cruz le dio alivio a Newell's con respecto al partido disputado frente a Arsenal en la fecha nueve. Tres puntos más y a esperar la respuesta desde calle Viamonte para ver si le dan las unidades que por ahora quedaron en el Viaducto. En ese caso, la Lepra llegaría a 20 unidades y estaría muy cerca, bien arriba y a cuatro puntos de los líderes. Y en paralelo con los vaivenes del equipo también van los de su entrenador, Américo Gallego, que no resiste el archivo.

El de Arsenal, el encuentro que se jugó mal, exasperó al DT leproso: “Es el peor partido desde que estoy –disparó con munición gruesa–; la actitud, conmigo, no se negocia”.

El hombre fue con los tapones de punta. Solito encendió el micrófono. Perdón, los micrófonos estaban prendidos, estaban allí. Pero no hubo necesidad de preguntar, ya que el Tolo se mandó con el testimonio y lo que dijo salió desde bien adentro.

Pero Gallego después, en la semana, se aflojó, reflexionó y cambió el discurso: “Tengo un plantel excelente", afirmó con contundencia el DT, y dijo que los jugadores están conformes con su trabajo.

Volviendo al cierre de la fecha 10, con el Tomba, Newell's podría haber aumentado el marcador pero se quedó en el dos a cero y el Tolo quedó satisfecho con la producción. En conferencia de prensa, otra vez tuvo ganas de hablar, y cuando tiene ganas de decir algo lo dice, subrayó que su reclamo de actitud hacia sus dirigidos y el aviso de que haría cambios ya era cosa del “pasado” para él. Y fue mas allá: comentó que de ahora en adelante lo que tenga que decir lo hará “en el vestuario”.

Gallego es verborrágico e impulsivo. Y el archivo es tremendo y poco lo resiste. Hubo malestar en el plantel días atrás pero todo llegó a buen puerto y lo que se rescata es la “foto” del partido y ese saludo entre Gallego y Maxi, dejando de lado cada uno, por un segundo, su condición de técnico y jugador y casi como un padre, el técnico le dio un abrazo que quedó registrado en la gente.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo