Newell's le ganó a Gimnasia en la última jugada y dio un gran paso hacia la clasificación

La Lepra venció al Lobo por 1 a 0 con gol de Maxi Rodríguez de penal y quedó muy bien parado de cara a la revancha en el Parque. Aguerre había tenido una gran actuación y el 0-0 parecía sellado, pero Mussis cometió claro penal y la Fiera no perdonó. Se define el 21 de abril en el Coloso

     Comentarios
     Comentarios

En La Plata, Newell's Old Boys venció agónicamente a Gimnasia por 1 a 0 por el juego de ida de la primera fase de la Copa de la Superliga. De este modo, quedó muy bien parado de cara a la revancha, que se llevará a cabo el domingo 21 en el Coloso.

En el marco de un partido parejo, la gran figura de la noche fue el arquero leproso Alan Aguerre, pero el conjunto de Bidoglio le sacó provecho a una mano clara de Mussis en la última jugada de la noche y Maxi Rodríguez pudo vulnerar al muy seguro golero del Lobo, Martín Arias.
 


 

El rojinegro tuvo un flojo rendimiento, sobre todo en el primer tiempo: sólo llegó con claridad a los 9’ cuando Leal remató desviado tras pase de Maxi Rodríguez. Para Gimnasia, que fue algo más, se contaron dos chances claras: un tiro libre de Ayala que Aguerre mandó por arriba del travesaño y otra que Teo Paredes salvó en la línea tras equivocarse en un pase de salida.

En el complemento, Newell's siguió con escaso volumen, aunque tuvo dos llegadas que pudieron servirle para gritar el primero: a los 3’ el propio Maxi pateó con comba y el balón pasó cerca del poste izquierdo; a los 33', Arias le ahogó el grito al 11 ñubelista con una atajada monumental.

Gimnasia intentaba sin tantas ideas, pero cada arribo al área hallaba al muy seguro Aguerre, que atajó todo lo que le tiraron. Newell's apostaba a una contra y esa contra llegó: los 36', Alexis Rodríguez se iba sólo hacia al arco y el paraguayo Ayala lo derribó, ganándose la roja. Pero ni en superioridad numérica la Lepra pudo imponer su ritmo. Y pese a estar con diez, los de Ortiz siguieron llegando.

 
Paredes le gana a Hurtado en el aire. (FotoBaires)
 

Cuando todo parecía culminar sin goles, llegó la jugada fatal para los locales: córner al primer palo y mano clara de Mussis que Pitana cobró tras alguna duda inicial. Maxi definió con maestría y hasta tuvo la deferencia de no gritarlo demasiado para no seguir fogoneando el enojo de los hinchas triperos. El triunfo era una realidad. Tan inesperado e inmerecido como valioso.

Este torneo tiene formato de mano a mano con eliminación directa: por eso, habrá revancha en el Coloso. Será el domingo 21 de abril (domingo de Pascuas) a las 15.30 y contarán los goles de visitantes; si persiste la igualdad, irán a penales. Espera Defensa y Justicia por el vencedor.

Comentarios