El maíz viene para atrás en la Zona Núcleo y la producción forrajera está comprometida

El cereal tardío también sufre por la sequía y se implantaron menos hectáreas de las previstas. Tamberos y ganaderos, muy preocupados

     Comentarios
     Comentarios

A inicios de campaña se proyectaba sembrar con el cereal tardío 1,3 M ha en la Zona Núcleo, pero solo ha podido implantarse en la región el 90% de lo intencionado y ya hay 60.000 ha perdidas. 

Desde la Bolsa de Comercio de Rosario indicaron que de los 1,1 M ha que siguen en carrera, el 65% están entre muy bueno a bueno y el 35% de regular a malo. El centro de Santa Fe es el área con el mayor retraso en la siembra: faltan por implantar un 20%.

“Si bien ya no queda tiempo para continuar sembrando, hay sectores con una necesidad angustiante de maíz. Por eso, los productores tamberos del centro-sur de Santa Fe van a sembrar si llueve”, reconocieron.

Y agregaron: “los tamberos han debido picar anticipadamente lotes de maíz temprano para poder alimentar a los animales, obteniendo un 15% menos de rinde que un año normal. Ya que no les quedan suficientes reservas para poder alimentar los animales y mantener la producción”. 

Según los asesores consultados, “van a tener que salir a comprar reservas en un mercado muy escaso de oferta y sobreevaluado.  Están totalmente decididos a sembrar una segunda tanda de maíz, por lo menos hasta la primera quincena de febrero”.

Maíz tardío, otra víctima

Trigo, soja de primera, soja de segunda, maíz de primera y ahora maíz tardío. La lista de las víctimas que se ha cobrado la inédita sequía que atraviesa la región se agranda y va por el cultivo que parecía tener más chances de escapar.

La estrategia defensiva de hacer siembras tardías de maíz no ha sido suficiente para ponerse a salvo de este tercer año con Niña consecutiva. Ninguna estrategia agrícola ha sido suficiente porque es como si hubiese faltado casi un año y medio de lluvias desde inicios del 2020 a finales de 2022 para alcanzar el nivel de precipitaciones normales.

En la región núcleo, la media pluvial es de 900 a 1050 mm. Pero en el 2020 llovió solo entre el 65 y 70% de la media; en el 2021 entre el 60 y 70% y en el reciente 2022 entre el 50 a 55%.

En los últimos 3 años, deberían haber llovido unos 3.150 mm en Rosario. Sin embargo, entre el 2020 (733mm), 2021 (740 mm) y 2022 (575 mm) el acumulado fue de 2048 mm, el 65% de lo que debería haber sido.

Se perdió la mitad del maíz temprano

Alrededor de 20.000 ha más de maíz temprano no llegarán a cosecha y suman 100.000 ha en total.

De las 100.000 ha que siguen productivas, la mitad está en mal estado, el 35% regular y solo un 15% se conserva en buenas condiciones.

Desde Cañada de Gómez dicen “se invirtió para 130 qq/ha, pero con la falta de agua y los calores no esperamos más de 50 quintales en lo que nos queda”.

Por otro lado desde Carlos Pellegrini explican que a causa de la coyuntura que se está atravesando en la zona, surgen nuevos acuerdos entre productores: “muchos lotes destinados inicialmente para producción de granos  están siendo  comprados por productores ganaderos. Aproximadamente un 10% de lo sembrado en esta zona está pasando por esta modalidad. Sin embargo, de lo queda en pie, el 25% tiene muy poco grano y no sirve ni para forraje. Y en el  75% estimamos poder cosechar entre 20 a 40 qq/ha”.

Comentarios