Agroquímicos: el ruralismo de Rafaela afronta su hora más difícil

El Concejo Municipal tratará proyectos que buscan extender el límite agronómico, que actualmente se ubica en 200 metros

     Comentarios
     Comentarios

Se acerca el final del año y los órganos legislativos de distintos estamentos comienzan a “acelerar” su tarea para tratar todo aquello que quedó pendiente durante meses. Así, puede observarse sesiones “maratónicas”, de largas horas y con intensos debates, con temáticas trascendentales para varios sectores. En Rafaela, ciudad ubicada en el centro oeste provincial, por estas horas el ruralismo se encuentra atravesado por la incertidumbre y la preocupación.

Cuando parecía que la tormenta había calmado por el tema de las aplicaciones de fitosanitarios y las distancias, el Concejo Municipal decidió tratar en la sesión del próximo jueves tres proyectos de ordenanza sobre un tema tan candente como sensible para la comunidad.  En todos, puede advertirse claramente la posición de los ediles. 

Brenda Vimo, representante del bloque oficialista (Frente de Todos), busca llevar el límite agronómico a 1.000 metros, que en la actualidad se ubica en 200.

Lisandro Mársico (Partido Demócrata Progresista) elaboró una propuesta que mantiene la distancia y hace el foco en las sanciones.

Y por último está el trabajo de Leonardo Viotti (Juntos por el Cambio), que se conoció esta semana, que contempla una aplicación desde los 50 metros y la creación de un cinturón agroecológico de 150 metros y un total de 600 hectáreas, con posibilidad de ampliación a otros 250 metros desde enero de 2025.

Fueron muchos meses de discusiones, debates y capacitaciones entre los concejales y el sector productivo, pero todo parece indicar que ha sido en vano. “Ideología mata ciencia”, podría ser el refrán en este caso, teniendo en cuenta que no hay necesidad de modificar la normativa vigente. En Rafaela, los productores aplican las Buenas Prácticas Agrícolas y el Estado está presente a la hora de controlar. Entonces, ¿por qué cambiar lo que funciona bien?

Férrea postura de la Rural de Rafaela

La Sociedad Rural de Rafaela ha puesto el “grito en cielo”, como habitualmente se dice, teniendo en cuenta que estuvo al frente de numerosas gestiones para tratar de aportar la mirada que brinda la ciencia. Incluso, en abril de este año, llevó a cabo una jornada a campo junto con CASAFE y otras entidades donde quedó demostrada la importancia y necesidad de las Buenas Prácticas Agrícolas. Haciendo bien las cosas, la salud y la producción están garantizadas.

Por eso, a días de una sesión parlamentaria trascendental, salieron al cruce con vehemencia entendiendo que todo surgió a partir de fundamentos inconexos. “La metodología no es representar las inquietudes de todos, sino tomar intereses de grupos reducidos, clonarlos en los distintos puntos del país y salir a batallar en una interminable repetición de palabras que generan impacto, de frases hechas, de fotos viejas, de cifras manipuladas desconociendo las experiencias de quienes se dedican a la actividad, los conocimientos científicos y el impacto negativo que como consecuencia sufrirá toda la ciudad”, fustigaron desde la entidad.

Y agregaron que “esos dirigentes políticos se convierten en amplificadores de una idea manipulada automáticamente que repiten como loros quedando desdibujados en la escala del poder, porque el útil al relato de hoy es una sombra del mañana”.

Por eso, Norma Bessone, presidenta de la Rural, expresó que “es necesario asumir el compromiso de controlar y sancionar cuándo y a quién haga falta y no livianamente prohibir sin hacerse cargo de las consecuencias. Involucrarse en conocer, estar dispuestos a escuchar a los que saben, dar lugar a la búsqueda de soluciones conjuntas y pensar más allá de la propia ideología es lo que se necesita para que esta sociedad hastiada, emprobrecida y asfixiada pueda decir que confía en sus dirigentes”. 

“La Lehmann” también se involucró

La Cooperativa Guillermo Lehmann emitió un comunicado a partir del tratamiento que el Concejo Municipal de Rafaela dará sobre los límites agronómicos la próxima semana.

“Queremos producir alimentos de calidad, cuidando el medio ambiente y la salud de todas las personas. Confiamos que el intercambio sobre el tema se realizará de modo racional y objetivo. Y que las conclusiones a las que arribarán estarán fundamentadas en estudios y estadísticas serias y transparentes. Para que así se pueda lograr un modelo superador, respaldado en el conocimiento científico aplicado”.

Y concluyeron: “Forma parte de nuestra esencia conversar y dialogar, porque estamos acostumbrados a construir puentes. Deseamos que el debate en el Concejo Deliberante de la ciudad de Rafaela sea el puente entre las preocupaciones de los ciudadanos y las verdades del conocimiento científico disponible. Para bien de todos y para mal de ninguno”.

Lo que viene

El próximo jueves será la sesión “clave” para conocer finalmente qué normativa regirá sobre el tema. Al sector ruralista le ha caído bien la iniciativa de Mársico (“la más racional”, señalan muchos) y no descarta algunos lineamientos del proyecto presentado por Viotti, pero de ninguna manera avalan la propuesta de Vimo. 

Cabe destacar que el bloque oficialista no cuenta con la mayoría de bancas en el Concejo Municipal y, a priori, la iniciativa de la concejala no correría con ventaja. Para el sector productivo la suerte está echada, pero esperan que prime el sentido común y así conseguir un guiño para seguir produciendo alimentos de manera sustentable.

Comentarios