Fin de semana en Rosario: alta ocupación hotelera y la pica por los alquileres temporarios

La ciudad se planta como un destino familiar ideal para escapadas cortas y asoman otros cambios de hábitos en el turismo local. Cuáles son y qué dicen desde el sector

     Comentarios
     Comentarios

En el ante último fin de semana largo del año, la ocupación hotelera en la ciudad es del 90% con visitantes principalmente de 400 kilómetros a la redonda. Los eventos culturales, los recitales, los espacios verdes, el río, la oferta gastronómica son los llamadores para quienes eligen disfrutar de estadías cortas. Familias y grupos de mujeres solas son quienes lideran el ranking a la hora de desembarcar en Rosario. No obstante, la oferta de alojamiento divide las aguas entre parar en un hotel o alquilar departamentos temporarios.

Sucede que muchos propietarios optaron por retirar sus viviendas del mercado inmobiliario tradicional por la falta de previsibilidad a la hora gestionar los contratos a largo plazo y se volcaron a la modalidad temporal. En Rosario, este segmento compite de forma directa con los hoteles de 2 y 3 estrellas en donde en promedio el valor diario ronda entre los $6.000 y $8.000 la noche. Vale destacar que muchos de los hoteles de este tipo se los llevó por delante la pandemia y debieron cerrar.

No hay igualdad de condiciones porque si bien hay una normativa municipal en la mayoría de los casos no están registrados y no tributan lo que corresponde", Damian Auzunbud, miembro de AEHGAR

A esto se suma que de lunes a viernes la ocupación baja significativamente. En gran parte, impulsado por la crisis que atraviesa el turismo corporativo debido a los cambios de hábitos vinculados a la digitalización de muchas actividades. Tal es el caso del viajante que migró sus ventas al plano online o el cobrador que ahora realiza transacciones y acuerdos virtuales. Se mantienen las reuniones por zoom y los congresos no llegan a los niveles prepandemia.

Por su parte, desde la Asociación empresaria hotelero gastronómica (AEHGAR) ven con cierta preocupación como gana terreno la modalidad de parar en departamentos privados. “No hay igualdad de condiciones porque si bien hay una normativa municipal en la mayoría de los casos no están registrados y no tributan lo que corresponde. Además con la informalidad en la que se realizan las contrataciones se pone en riesgo la seguridad del consorcio”, explica a Ecos365 Damian Auzunbud, miembro de la entidad.

Fin de semana largo con alta ocupación hotelera en Rosario

El referente además destacó otro aspecto  que viene en aumento y que revierte la tendencia de años anteriores. “Por los cambios en la nocturnidad y el cierre de muchos boliches se terminó ese público que venía a despedidas de soltero por ejemplo. Si bien es un destino principalmente familiar, también se ven muchos grupos de mujeres solas que vienen de paseo a disfrutan de la gastronomía local”, detalla.

En menor escala pero circulando con notoriedad sigue el turismo internacional. Por estos tiempos convulsionados para la economía del país, el tipo de cambio favorece la llegada de los extranjeros que ven “barata” la Argentina. En este aspecto, Rosario aparece como una parada técnica en el recorrido hacia otros destinos, como Iguazú, el norte o el sur argentino o bien como una escapada corta por los vecinos uruguayos.

“Si bien para ellos los precios son muy baratos, gran parte de nuestra economía es informal y les resulta muy complejo cambiar plata", María Virginia López de Rosario Free Tour

“Muchos vienen sin demasiada expectativa o con temor por la imagen negativa que les llega de la ciudad. Sin embargo, luego se van muy conformes al poder disfrutar y descubrir sus atractivos”, cuenta a Ecos365 María Victoria López, al frente de Rosario Free Tour, una propuesta para hacer recorridos guiados en inglés y español a pie, donde el pago por el servicio es a voluntad.

Recorrido por el barrio de Messi

La oferta  para sumarse a los circuitos son los fines de semana y contempla tres alternativas: un tour por el centro histórico, otro por el barrio de Pichincha y el más vigente que nunca por el barrio de Messi. Inspirado en otras ciudades del mundo, la sugerencia a la hora de retribuir la experiencia es contemplar el valor de una entrada al cine pero queda a criterio de cada participante. 

Según María Virginia, quien lleva realizando la actividad desde hace 8 años tanto para viajeros nacionales como internacionales, estos últimos son quienes optan con mayor frecuencia por los departamentos temporales. La elección se da principalmente por el costo y la privacidad que tienen frente a un hostel u hotel.

“Si bien para ellos los precios son muy baratos, gran parte de nuestra economía es informal y les resulta muy complejo cambiar plata. Por eso creo que la ventaja competitiva que tenemos no está bien aprovechada”, describe López quien además es licenciada en ciencias políticas y docente.

Comentarios