La cadena maicera advierte sobre las “políticas erráticas” que producen “desazón y enojo”

El presidente de MAIZAR, Alberto Morelli, dialogó con Ecos365 sobre las medidas oficiales hacia los sectores agropecuario y agroindustrial. Ante la falta de previsibilidad, vaticinó: “Es difícil pensar en nuevas inversiones”

     Comentarios
     Comentarios

Todo parece indicar que la cadena maicera ha quedado en la mira del gobierno, después de lo que ocurrió con la carne. Se trata de un sector con una capacidad invaluable a la hora de generar trabajo, riqueza y desarrollo, que sufre ante cada medida oficial que se conoce. El caso más emblemático en los últimos tiempos ha sido la nueva ley de Biocombustibles, totalmente contraria al proyecto que el propio sector tenía entre manos y que, como en casi todo el mundo, apuntaba a una producción sustentable. A eso, debe sumársele las dudas generadas por la decisión sobre las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior, que provocó un revuelo importante.

En diálogo con Ecos365, el presidente de MAIZAR (que agrupa a las cadenas de maíz y sorgo), Alberto Morelli, brindó su punto de vista sobre el impacto de tales iniciativas: “El tema de los biocombustibles fue un sacudón importante para nosotros porque entendemos que castiga al sector, ya sea para los subproductos derivados de la soja como del maíz. No era lo que esperábamos y la realidad indica que la normativa aprobada favorece a los combustibles fósiles”.

El presidente de MAIZAR (que agrupa a las cadenas de maíz y sorgo), Alberto Morelli.

 

En ese sentido, también se refirió al decreto publicado en el Boletín Oficial esta semana que permite descontar retenciones por derechos de exportación a empresas petroleras que exporten productos agroindustriales:

“Es una prebenda que en definitiva favorece a YPF porque es la única que cuenta con granos para exportar”, señaló. Y agregó: “Son políticas erráticas que no tienen beneficios ni para los productores ni para las empresas de alimentos que exportan, produciendo desaliento, desazón y en muchos casos enojo”.

Precisamente, esa disposición del gobierno establece que aquellas empresas que lograsen incrementar la producción serán beneficiarias de un certificado de crédito fiscal transferible aplicable al pago de derechos de exportación de productos hidrocarburíferos.

De esta manera, no tendrán que pagar retenciones por la exportación de trigo, maíz, poroto, aceite y harina de soja. El sector productivo, prácticamente en su conjunto, no recibió con buena cara semejante guiño hacia las petroleras.

“Nosotros permanentemente pedimos previsibilidad; saber que estamos sembrando con unas normas que se van a seguir cumpliendo cuando estemos cosechando y comercializando. Las normas que salen de un día para el otro, sin consenso ni consultas, son perjudiciales y así es difícil pensar en nuevas inversiones”, se lamentó.

Ruido por las DJVE

A mediados de mes, el Ministerio de Agricultura decidió priorizar las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) fehacientemente respaldadas por compras físicas y con barcos nominados con fecha cierta. Esto decidió aplicarse sólo para el maíz de la campaña 2020/2021, aclarando que las registraciones del ciclo 2021/2022 continúan de manera convencional. 

En primera instancia, el paso dado desde la cartera despertó todo tipo de suspicacias y rumores que ahora, el propio Morelli, desterró en diálogo con este medio. “En estos días se han realizado y hay miles de toneladas ya anotadas, con lo cual la realidad es que el registro está abierto”, aclaró.

Sin embargo, reconoció que “la medida marca la intención que tiene el Ministerio de seguir de cerca y a muy corto plazo cómo va avanzando la exportación de maíz sobre todo con menos anotaciones; lo que nos preocupa es que esto afecte al precio actual que tiene el cereal”.

Cabe remarcar que la disposición se extenderá hasta el 28 de febrero del 2022 porque ese día finaliza la campaña 2021, teniendo en cuenta que los ciclos se contabilizan desde el 1° de marzo de un año hasta el último día de febrero del año siguiente.

“Para la próxima campaña es muy importante aclarar que la comercialización se sigue realizando a través de las DJVE en 365 días. La aclaración viene bien para tranquilidad del productor así pueden utilizar las herramientas que el mercado otorga para defenderse”.

Comentarios