La pandemia le dio vuelo a su empresa y hoy se expande en todo el país

Desde cero, un emprendedor rosarino empezó a ofrecer un servicio poco desarrollado en el rubro limpieza. Hoy pisa fuerte en siete provincias y planea lanzarse a las franquicias

     Comentarios
     Comentarios

Nadie podía pensar que en una actividad tan cotidiana como la limpieza, Martín Laiguera encontraría su fuente de inspiración para crear un negocio propio, pero así ocurrió en el momento en que decidió limpiar un sillón del comedor de su casa. Como la actividad no resultaba nada sencilla se le ocurrió que podía empezar a ofrecer un servicio a domicilio que la simplificara y así nació Pipi Cucu Limpieza de Tapizados, que encontró en la pandemia, el momento para crecer y expandirse por fuera de las fronteras locales.

“Me compré una máquina especial para lo que es desinfección de tapizados y empecé a ofrecer este servicio yo mismo. Primero tenía dos o tres turnos semanales y los cubría, pero de a poco fueron llegando más pedidos y empecé a sumar personal. Nos especializamos en la limpieza y desinfección de alfombras, sillones, colchones, cochecitos, butacas de bebés, hasta interiores de los autos”, destacó Martín.

A diferencia de muchas empresas y negocios que se vieron complicadas, a Pipi Cucú la pandemia le significó un oasis en medio del desierto ya que su servicio comenzó a ser muy requerido. En poco tiempo, la empresa fue abriéndose paso dentro y fuera del territorio santafesino hasta llegar a ciudades de otras provincias como Córdoba, Tucumán, Salta, Buenos Aires, Entre Ríos y Misiones. 

"Hubo un crecimiento muy grande de la empresa, en el 2019 estaba solamente en Rosario y en el 2020 logré llegar a todos estos lugares. Estamos metiendo en promedio veinte turnos por día, dos o tres por cada localidad y la meta es incrementar este número", destacó el emprendedor.

Un diferencial es el tipo de máquinas que utilizan para el proceso de limpieza y desinfección ya que, según Laiguera, son específicas para realizar este trabajo y traídas de afuera. Actualmente tiene quince de este tipo funcionando en las distintas ciudades y su meta es seguir equipándose para poder empezar a cubrir una mayor cantidad de turnos por zona.

Incluso, durante la pandemia, el emprendedor adquirió un dispositivo sanitizador de objetos que el cliente puede solicitar como servicio extra. El mismo permite higienizar cualquier superficie en menos de diez segundos, matando a todo tipo de bacterias a través de rayos UV. 

"Mi idea fue abrirme lugar en un nicho muy poco desarrollado y que en muchos lugares ni existía. Trabajo con personas asociadas que se encargan de gestionar los negocios y yo los controlo a la distancia. Hoy en día todas las aperturas las sigo definiendo yo, dónde abrir, cuándo y mi idea más adelante es poder lanzar un formato de franquicias", señaló Laiguera.

Las nuevas zonas que Laiguera tiene en la mira para desembarcar son las ciudades de Santiago del Estero, Villa María, Río Cuarto, Bahía Blanca, Ramallo y San Nicolás. En unos días también cortará cintas en Mendoza, donde comenzará a ofrecer el servicio a finales de enero.

Comentarios