Pymes anticipan el cierre de plantas si no se prorroga la ley de biocombustibles

Se generó una gran preocupación e incertidumbre en el sector por el retraso del tema en la Cámara de Diputados. Santa Fe posee 18 fábricas productoras de biodiesel

     Comentarios
     Comentarios

Los productores de biocombustibles se mantienen en alerta ante la exclusión de la prórroga de la Ley de Biocombustibles del temario de sesiones extraordinarias que elaboró el oficialismo; una norma que le daría previsibilidad a una industria que tiene a 18 de sus fábricas ubicadas en la provincia de Santa Fe. Aseguraron que si la norma y el régimen no se prorroga, se cerrarán las empresas que elaboran biodiésel.

El régimen a prorrogar propone entre otras cosas, una estructura de beneficios y promociones para las empresas radicadas en el Interior del país, y también un piso de corte de biocombutible que obliga a las petroleras cumplir con un límite del 10% en diésel con mezcla de soja y del 12% en naftas con bioetanol de caña y maíz. Este concluye en mayo próximo y por eso el régimen debe ser renovado o bien modificado por el Congreso nacional.

El proyecto fue aprobado en octubre pasado en el Senado y habilita la continuidad hasta 2024. Ahora, el tema está en Diputados, y pese a la promesa de Sergio Massa, presidente de la Cámara, en la sesión del 29 de diciembre de que el proyecto se trataría en enero, la cuestión fue eludida del temario. En el sector piden que se trate urgente ante el riesgo de que en mayo caduque el régimen vigente. 

Según informó Ámbito, la prórroga de la ley es objeto de una puja entre el sur petrolero y las regiones del centro y del norte del país, donde se concentran la mayor cantidad de plantas de biocombustible. Santa Fe y Córdoba son las principales productoras de biodiésel derivado de la soja, mientras que Tucumán se posiciona como jugador de relieve en el bioetanol que se produce con caña de azúcar. La ley que se buscar extender data de 2006 y no sólo fijó los porcentajes de mezcla, sino que también impulsó el desarrollo de plantas de biocombustibles con un plan de incentivo federal.

Semanas atrás, el Gobierno había dado respuesta a uno de los reclamos del sector: la actualización de los precios congelados desde 2019 tanto para el biodiésel como el bioetanol, ya que la venta de la producción no alcanzaba para cubrir costos operativos y estaban en amenaza miles de puestos de trabajo.

Con respecto a la prórroga a la ley,  los cortes en los combustibles le restan rentabilidad a la actividad petrolera porque dejan de vender un 10% de gasoil y un 12% de naftas, reemplazados por biodiésel y alcohol. Estos indicaron que la norma tenía razón de ser en momentos de alza del precio del barril, mientras que hoy ese valor está en baja y suben los commodities agrícolas. 

Desde el sector de los biocombustibles, además de señalar el lobby del sector hidrocarburífero, hacen hincapié en las cuestiones medioambientales, ya que se trata de energías limpias, que generan menos gases contaminantes y que va en línea con la reconversión de las automotrices.

Comentarios