Siete de cada diez emprendedoras creen que necesitan capacitación financiera

El estudio de la Asociación de Emprendedores de Argentina destaca la necesidad que tienen de sumar conocimiento en materia económica para hacer crecer sus negocios

     Comentarios
     Comentarios

Actualmente, 9 de cada 10 mujeres emprendedoras quieren seguir ampliando y profundizando sus conocimientos en materia económica, según un estudio realizado por la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA). Además, 7 de cada 10 consideran que sus conocimientos en el acceso al financiamiento y el conocimiento de las finanzas en general son medios o bajos y se autoevalúan hasta un 25% menos que en las otras capacidades.

El informe arroja que la principal fuente de financiamiento de las emprendedoras es vía recursos propios con un 70% de mujeres utilizando esta forma y luego le sigue el financiamiento de familiares y/o amigos, con un 21% de emprendedoras. Al financiamiento vía gobierno solo accedieron un poco más del 10% de las emprendedoras.

Gráfico ASEA.
 

Para María Cecilia Ribecco, vicepresidente de ASEA, actualmente hay muchas más mujeres emprendiendo en Argentina pero aún la profesionalización de los negocios y el acceso a la información de calidad, a las redes de apoyo, al financiamiento público y privado y a la tecnología para hacer crecer los emprendimientos sigue siendo un desafío.

“De esta manera, se hace necesario promover el financiamiento con enfoque de género como política pública para que más mujeres emprendedoras puedan continuar creciendo y generando nuevos puestos de trabajo con sus proyectos como lo vienen haciendo hasta ahora”, señalan desde la entidad

Ayuda estatal

En diálogo con Ecos365, la Directora Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía Nacional, Sol Prieto, consideró que hace falta hace más hincapié en políticas de acceso a financiamiento y capacitación financiera para mujeres. También destacó que desde su cartera, llevan adelante programas junto a diferentes municipios para acercarle a las mismas distintas herramientas como créditos y medios de pagos como billeteras electrónicas.

Según informes del Banco Central, las mujeres tienen menos acceso a cuentas sueldos que sus pares varones. La diferencia en términos económicos es de 20 puntos entre ambos sexos, los cuales también reflejan la tasa de actividad en el sector, predominantemente mayor entre varones. Si bien hay un alto nivel de bancarización después de la pandemia y a partir de los distintos programas de fortalecimiento de ingresos que lanzó el Gobierno, las cuentas de las mujeres están más relacionadas a programas de seguridad social como la AHU y la AUE.

“Con el IFE se abrieron 5 millones de cuentas y con los bonos posteriores un millón más, pero las mujeres en general tienen asociadas sus cuenta al cobro de programas sociales, mientras que los varones las utilizan para pedir y acceder a más líneas de crédito y financiamiento para sus emprendimientos”, explicó Prieto y agregó que desde el Ministerio de Desarrollo Productivo se están gestionando líneas de crédito para ayudar a mujeres empresarias a involucrarse con las mismas y acortar la brecha.

A su vez, el informe de ASEA arroja que el 40% de las mujeres encuestadas consideran el contexto económico del país y el acceso al financiamiento como los principales problemas a la hora de emprender en la Argentina.

Gráfico: ASEA.
 

Por su parte, las emprendedoras de base científico tecnológica destacan el financiamiento como primer obstáculo a la hora de emprender mientras que la captación de talentos y el acceso al networking son considerados obstáculos más relevantes que para el resto de las emprendedoras de otros rubros. El contexto económico del país se menciona en segundo lugar pero en un 22% de los casos versus un 40% para el resto de los rubros, donde se considera el principal obstáculo.

Gráfico ASEA.
 

“Igualmente el sector de las mujeres emprendedoras está en su mejor momento. Hasta antes de la pandemia había, según cifras oficiales, un millón 200 mil desempeñándose en el rubro de la limpieza de hogares particulares. Pero se generaron cambios en la estructura ocupacional, hubo una caída de empleadas domésticas y un pase de muchas de ellas al sector del comercio y el emprendedurismo”, destacó Prieto.

En un contexto en que la actividad económica en la Argentina creció 10,3% en 2021, las mujeres, que venían de una caída de 9,1 puntos en la tasa de empleo en el momento de mayor impacto de la pandemia, alcanzaron tasas récord de actividad (50,3%) y de empleo (46,4%) en el cuarto trimestre, las más altas desde 2003 de acuerdo a los datos publicados por el Ministerio de Trabajo y citados en Télam.

Comentarios