La fiscal regional de Rosario, María Eugenia Iribarren se refirió este lunes a las últimas balaceras que se dieron en la ciudad y que cada vez son más frecuentes. Según su análisis, cada uno de los ataques “tienen un mensaje diferente que está dirigido a distintos sectores o personas”.

“En estos últimos hechos hay que analizar muchísimos aspectos e información porque puede haber hipótesis que se transmiten como algo certero. Todo amerita una investigación que, al no haber detenidos flagrantes, hace que sea muchísimo más difícil y complejo llegar a los autores ”, sostuvo la funcionaria judicial en Radiópolis (Radio 2).

Con respecto al trabajo investigativo que se realiza desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA), la fiscal remarcó que dependen de la labor policial y las pericias que se hacen desde el área de criminalística de las fuerzas de seguridad.

“Los investigadores son los policías, para eso está la Agencia de Investigación Criminal, en Rosario hay más de 4 mil policías, muchos trabajando en tarea de prevención y otros tantos en asistencia a los fiscales para esclarecer estos hechos. El fiscal dirige esas investigaciones, fundamentalmente a lo que hace a la legalidad de las mismas”, detalló.

Según Iribarren, esto genera algunos inconvenientes ya que existe un problema estructural en la policía tanto a nivel provincial como nacional. “No solamente por la fuerte presencia de corrupción en el área que exige mayores controles, sino que también por falta de capacitación , los salarios y las condiciones laborales”, concluyó la representante del MPA.