Un grupo de arqueólogos encontró una gran cantidad de tumbas de más de 1.000 años de antigüedad en una aldea cerca de la ciudad de Beihai , en la región autónoma de Guangxi, ubicada en el sur de China.

En el lugar se hallaron más de 200 sepulturas. Se cree que datan del período de las Seis Dinastías (222-589 d. C.) hasta las dinastías Sui (581-618 d. C.) y Tang (618-907 d. C.).

Se trata de un sitio fúnebre con una superficie de alrededor de 70.000 metros cuadrados. Una de las características más destacadas es que la mayoría de las cámaras funerarias se construyeron con piezas de piedra, aunque algunas tumbas también incluían ladrillo.

Asimismo, el sitio alberga reliquias como piezas de cerámica, artículos de hierro y ladrillos con inscripciones, por lo que los expertos consideran que se trata de un hallazgo arqueológico de gran valor para la investigación.

Desde el Museo de la Ciudad de Beihai , en colaboración con el Instituto de Arqueología y Protección de Reliquias Culturales de Guangxi , lleva años analizando el terreno.Solamente en 2021 encontraron más de 10 sitios que contienen reliquias.

Mientras, esta semana se informó que un grupo de arqueólogos descubrió en la provincia china de Shanxi tres cámaras funerarias de ladrillo cuya construcción se remonta a la dinastía Ming, entre los años 1368 y 1644. En este caso, lo que más llamó la atención fueron las decoraciones que albergaban en su interior, según publicó RT.