Un niño de dos años pidió a través de la página web de la cadena de supermercados estadounidense Walmart más de una decena de sillas, por un valor total de 1.700 dólares.

Los padres del menor se enteraron de la compra una vez que las cajas ocuparon buena parte de la casa.

El pequeño Ayaansh Kumar de Nueva Jersey (EE.UU.) agarró el celular de su mamá, probablemente, para jugar, pero terminó agotando el stock de sillas del citado comercio en una compra online.

La familia comenzó a recibir múltiples paquetes con las sillas. En algún momento, las cajas apenas cabían en la sala, detalla el portal RT.

Ahora están a la espera de que Walmart les reembolse el dinero de las compras que no resultaron necesarias.

Sin bien los padres del niño indicaron que en un principio pensaban devolver todo, cuando vieron que la historia se hizo viral y que “había hecho reír a tanta gente decidimos quedarnos con algunos de estos artículos que pidió nuestro hijo como un recuerdo".