Halima Cisse es una mujer oriunda de Marruecos que se hizo conocida en mayo pasado, cuando anunció que esperaba un embarazo múltiple: dio a luz a nueve hijos, cinco niñas y cuatro niños que quedaron internados durante un largo tiempo.

En ese momento, el Ministerio de Salud de Malí dijo en un comunicado que Cisse había dado a luz a cinco niñas y cuatro niños por cesárea. "La madre y los bebés están bien hasta ahora", dijo a la AFP la ministra de Salud de Malí, Fanta Siby, y agregó que el médico maliense que acompañó a Cisse a Marruecos la mantuvo informada.

Los nueve hijos de Halima están en buen estado de salud después de haber nacido con pesos inferiores a un kilo. Según su relato, los niños fueron concebidos de manera natural y nunca se imaginó que pasaría algo así.

Una enfermera marroquí se ocupa de uno de los nueve bebés protegidos en una incubadora en la sala de maternidad de la clínica privada de Ain Borja en Casablanca, Marruecos.

"A medida que los bebés iban llegando, mi cabeza se llenó de preguntas. Estaba muy consciente de lo que pasaba y parecía como un río interminable de bebés que salía de mí", dijo en una entrevista en ese momento.

Varios meses después de haber dad a luz a los pequeños, Cisse confesó que aún no se recupera por completo del trabajo de parto y que solo visita a sus hijos dos veces al día durante 30 minutos para poder establecer un vínculo con cada uno de ellos.

"Me siento muy feliz... Es un hermoso regalo", dijo a ABC News. Su esposo, Abdelkader Arby, compartió su sentimiento y llamó a sus nueve hijos "un regalo de Dios".

Halima Cisse, de 25 años, tuvo a los bebes por cesárea.

Halima también reveló que gasta aproximadamente 100 pañales y seis litros de leche de fórmula por día para alimentar a sus nueve hijos. Aun así, la mujer no descartó tener más hijos en el futuro.

El caso de Halima es uno de los más raros del mundo. Los embarazos de nonillizos son extremadamente inusuales y muy riesgosos. Los niños nacieron en la semana 30 y pudieron sobrevivir después del parto.

El Libro Guinness de los Récords recoge como el mayor parto múltiple en el que los bebés hayan sobrevivido el caso de la estadounidense Nadya Suleman, que en enero de 2009 dio a luz a octillizos, por lo que se la conoce como "la Octomamá" u "Octomom".