Elon Musk, director ejecutivo de Tesla y SpaceX, declaró la noche del sábado en el programa de entretenimiento estadounidense Saturday Night Live que tiene síndrome de Asperger.

En su monólogo de apertura en el show, el multimillonario se jactó de ser la primera persona con este síndrome en ser invitada a ese programa. "O al menos, la primera en admitirlo", dijo.

"Sé que he dicho o publicado cosas raras, pero es simplemente la forma en que funciona mi cerebro. A cualquiera que haya ofendido simplemente quiero decirle: reinventé los autos eléctricos y estoy enviando gente a Marte en un cohete", expresó Musk.

"¿Creyeron que también iba a ser un tipo relajado y normal?", continuó.

Criticado por sus polémicos comentarios e insultos, como el que le lanzó a un buzo que rescató a un grupo de niños atrapados en una cueva en Tailandia, en el programa Musk hizo bromas sobre sí mismo, sus tuits y el nombre de su hijo.

También volvió a opinar sobre las criptomonedas, e hizo variar el valor de dogecoin, que cayó hasta 49 céntimos de dólar durante la transmisión del show, cuando poco antes estaba en 74 céntimos, según CoinDesk.

Musk volvió a opinar sobre las criptomonedas e hizo variar el valor de dogecoin.

Más allá de eso, esta fue la primera vez que el empresario se pronunció en público sobre el síndrome de Asperger, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) está considerado dentro de los trastornos del espectro autista (TEA), "un grupo de complejos trastornos del desarrollo cerebral".

Estos trastornos se caracterizan "por dificultades en la comunicación y la interacción social y por un repertorio de intereses y actividades restringido y repetitivo", indica la OMS.

Una de las características que se destaca entre las personas con Asperger es el desarrollo de intereses sumamente restringidos, sobre los cuales adquieren un enorme conocimiento y saber. Un ejemplo de esto es el caso del notable ajedrecista Bobby Fischer, campeón mundial entre 1972 y 1975.