Lo más importante

Denuncian "juegos sexuales" en un jardín de infantes

Un grupo de padres de Labordeboy, la pequeña localidad a poco más de 100 kilómetros de Rosario, dio cuenta ante la Fiscalía de Melincué de comportamientos extraños entre niños de 4 y 5 años ante la mirada supuestamente negligente de los docentes a cargo
     Comentarios
     Comentarios

Un grupo de padres de Labordeboy, la pequeña localidad ubicada a poco más de 100 kilómetros de Rosario, denunciaron ante el Ministerio Público de la Acusación de Melincué un terrible caso de abuso y desidia en el jardín de infantes al que asisten sus hijos. Los denunciantes hablaron de “juegos sexuales” entre los niños de 4 y 5 años ante la supuesta mirada negligente de los docentes a cargo. Los “juegos” ocurrían en el baño y patio de la institución. Los niños, según la denuncia, se tocaban entre sí debajo de la ropa de tal forma que muchos de ellos terminaron con lesiones en sus genitales. Otros padecieron serias sistitis por el pánico que tenían de ir al baño y por ende retenían la orina. La mayoría, sufre regresiones. Desde la institución, aseguraron los padres, no les dan respuestas.

“Todo empezó al principio del ciclo lectivo”, contó Cecilia, una de las madres en diálogo con Radiópolis, el programa que conduce Roberto Caferra por Radio 2. Desde ese entonces, su hijo comenzó a tener comportamientos extraños, algunos sexuales y violentos, llamativos para su edad, pero cuando acudió a su maestra con la observación, minimizaron su preocupación.

Es lo que hicieron –aseguró– todos estos meses hasta que finalmente en octubre una de las madres, Gabriela, hizo la denuncia formal en la Fiscalía de Melincué.

Allí dio cuenta del daño sufrido por su hija que padecía dermatitis en sus genitales y glúteos similares a los del pañal, solo que ella, de 4 años, ya no los usaba.

“Al principio pensé que era el papel higiénico”, señaló en su denuncia, publicada por el sitio Seprin.com

Sin embargo, estas lesiones, sumadas a algunas actitudes de la nena, despertaron sus sospechas y, de a poco, le fue preguntando a su hija qué pasaba en el jardín. La niña le contó así lo que un compañerito le hacía, en el baño, en el patio y detrás de un árbol.

Como única medida, la institución suspendió a una de las dos docentes a cargo de la gran sala de 4 y 5 años y el Ministerio de Educación sumó otra maestra de educación especial. Las dos madres aseguraron, sin embargo, que los “juegos” continuaron y así de los 24 niños que habían empezado ese año la salita de 4, sólo acuden seis.  

Cargando audio...

Cecilia Scociero (Radio 2)

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

Te puede interesar

Segui Leyendo