Lo más importante

Diego Lagomarsino: “¿Soy un pelotudo? Puede ser”

El técnico que le prestó a Nisman el arma con la que apareció muerto aseguró que aceptó poner a su nombre una cuenta en el exterior como “voto de confianza” hacia el fiscal. Ratificó su confianza a Arroyo Salgado aunque consideró que quizás oculte algo
0 Comentarios
0 Comentarios

Diego Lagomarsino volvió a hablar con la prensa sobre la muerte de Alberto Nisman. Sostuvo que jamás tuvo nexos con los servicios de inteligencia, que no esconde nada, que en todo caso es "un pelotudo" y que todavía no puede creer que Alberto Nisman, su jefe, haya terminado muerto con el arma que él le dio.

En declaraciones al diario La Nación, contó que el préstamo de su vieja Bersa no fue el único favor que le hizo a quien era su jefe. También accedió a ser cotitular de una cuenta en Estados Unidos con la madre y la hermana de Nisman (el fiscal sólo era apoderado). Según Lagomarsino, Nisman le dijo que como era "una persona pública" le ponían "muchas trabas". Desde esta semana, lo investigan por lavado de dinero.

Lagomarsino dice no saber siquiera qué había en la cuenta. Sandra Arroyo Salgado, la ex mujer de Nisman, no piensa lo mismo. Ella fue quien promovió que el departamento de Lagomarsino fuera allanado y ayer lo volvió a acusar de ocultar información. "No sé qué estoy ocultando. Tal vez ella está ocultando algo", le contestó él.

La entrevista

-Según declaró, Nisman le pidió el arma porque tenía miedo, ¿a qué?

-No sé. Por lo que me dijo, a que viniera un fanático de Cristina Kirchner y le empezara a moler el auto a palos por la denuncia que hizo.

-¿Cómo se enteró de la denuncia que Nisman preparaba contra la presidenta?

-Hace ocho o nueve meses estaba en la casa de él. Estábamos yendo a donde estaba la computadora, que era el cuarto de las hijas. Él abre el mueble y de arriba saca unos papeles. "Con esto me llevo puesta a Cristina", me dijo.

-¿Cómo era su relación con Nisman?

-Era laboral, por momentos de una seudoamistad. Ni un jefe ni un amigo. A un amigo uno le cuenta temas personales. Él te contaba y te escuchaba sólo de lo que él quería.

-¿Cómo llega a él?

-Yo trabajaba en una empresa. El gerente general tenía un hijo que vivía en Miami, que era amigo del hermano de Moro [Carlos Rodríguez, espía según informó esta semana Clarín]. Me contactan por un problema en una computadora y de ahí llegué a Nisman. Yo pensaba que había llegado por el juez Brugo. Carlos también me presentó a Brugo.

-¿Sabía que Rodríguez era espía?

-No, yo sabía que trabajaba en la Policía Aeronáutica.

-¿Él le enseñó a manejar el arma?

-El arma me llega por un familiar mío y yo lo llamo a Carlos. Él me dice que la registre y fue conmigo a un polígono. Él me enseñó las cosas de seguridad que yo le transmití a Alberto.

-¿Trabajó alguna vez para algún servicio de inteligencia?

-No. Me voy a poner un cartel: yo no soy de la Side. Y tampoco sabía quién era Stiuso.

-¿Cómo empezó a trabajar para Nisman?

-Él tenía un problema creo que con una tecla de una computadora. La apretaba muy fuerte y se le rompió. Se la arreglé. Después, cuando él o sus hijas tenían problemas con la computadora los ayudaba. La última vez que fui a la casa de Arroyo fue por un problema con el Wi-Fi.

-¿Tenía una relación de confianza con ella?

-Sí. Y yo sigo confiando en ella. En cuanto a su persona y como juez.

-Hoy ella volvió a acusarlo de mentir y ocultar cosas de la relación. ¿Están en guerra?

-Yo no. Es más, no tendría problema en sentarme y hablar. Eso sí, con un escribano en el medio para que no digan que pasó algo que no pasó. No sé qué estoy ocultando. Tal vez ella está ocultando algo. Al principio no dijimos algunas cosas, pero porque no creímos que fuera necesario... Yo sabía que él estaba con una chica de 22 años. Vi fotos. Pero no me parecía que tuviera que decirlo.

-Usted aparece como cotitular de una cuenta que manejaba Nisman. ¿Cómo fue esto?

-Un día me dijo: "Che, estoy abriendo la cuenta con mi mamá y mi hermana, y me ponen muchas trabas para ponerme a mí porque soy una persona pública. ¿Tenés drama en figurar vos?" "¿Me mete en algún quilombo?" "No, porque están mi mamá y mi hermana también." "Listo." ¿Soy un pelotudo? Puede ser.

-¿Por qué no quería figurar él?

-Me dijo que le pedían demasiada documentación.

-¿Él le dijo para qué era esa cuenta y de dónde salían los fondos?

-Me dijo que era plata de la madre de la venta de una propiedad.

-¿Por qué quería incorporarlo a usted?

-Por si le pasaba algo a la madre.

-Pero estaba la hermana también.

-Sí. No lo sé. Yo lo veo como un voto de confianza. Yo podía ir a la cuenta y vaciarla.

-¿Por qué accede a estar en una cuenta así?

-Porque me lo pidió.

-¿Le pagó por eso?

-No. Me daba trabajo todos los meses.

-¿Entró en esa cuenta?

-No. Y no sé qué había. Él era apoderado. Él le pedía a una persona del banco que hiciera una transferencia y yo llamaba. Creo que fueron dos de 2500 dólares a un consorcio de propietarios de Uruguay. Había una propiedad en Uruguay y había que pagar los gastos.

-¿Podía entrar en forma remota a la computadora de él?

-Sí.

-¿Cuándo entró en forma remota por última vez?

-Por diciembre.

-¿Tuvo llaves de lo de Nisman?

-No. Nunca.

-¿Qué cree que le pasó?

-No lo sé. Si me preguntan si tenía indicios de suicida, digo que no. Pero nunca se sabe. No sé si había una persona que lo estaba esperando adentro... No lo sé..

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo