Lo más importante

Diputados provinciales, la otra madre de todas las batallas

Figuras de peso, como Bonfatti, Giustiniani, Cavallero, Rubeo y el joven macrista Roy López Molina competirán en un rubro clave para los comicios en Santa Fe
     Comentarios
     Comentarios

Claro, en Santa Fe la madre de todas las batallas electorales será la disputa por la Gobernación entre el socialista Miguel Lifschitz, el humorista Miguel del Sel (PRO) y la fórmula peronista Omar Perotti-Alejandro Ramos. Pero más peso que nunca tendrán también los comicios a diputado provincial, donde competirán primerísimas figuras de la política vernácula.

El primero que subió la vara fue el oficialista Frente Progresista, a partir de que el gobernador Antonio Bonfatti decidió encabezar la lista de aspirantes a una banca en la Cámara baja junto a su ministro de Gobierno, Rubén Galassi, y el vicegobernador radical Jorge Henn. Del otro lado en la interna abierta, acompañando al precandidato a gobernador Mario Barletta, habrá otro peso pesado: el senador nacional Rubén Giustiniani.

Del lado del peronismo, también se puso toda la carne al asador: el ex intendente y ex candidato a gobernador Héctor Tigre Cavallero encabezará una de las listas que se presentarán en las Paso, y competirá con el actual presidente de la Cámara baja, Luis Rubeo; y el hoy legislador del Movimiento Evita, Gerardo Rico.

En el PRO, sin rival interno a la vista, una de sus figuras más promisorias, el concejal Roy López Molina, encabezará la lista que acompañará a Miguel del Sel, un "sacrificio" que tuvo que hacer este muy joven dirigente –que acaso hubiese deseado una proyección más local para cimentar una futura candidatura a intendente de Rosario– ante la deserción del periodista Miguel Tessandori.

La decisión de apostar fuerte con los candidatos a diputados provinciales de los distintos partidos tiene justificativos claros: el sistema de boleta única obliga a exponer figuras de peso ya que el arrastre del candidato a gobernador se reduce; la misma lista de legisladores puede ayudar –en el caso de Lifschitz sobre todo– a proyectar al aspirante a la Casa Gris en lugares donde no es tan conocido; y ganar en este rubro puede ser clave para la gobernabilidad.

Es que el sistema de representación santafesino le da una mayoría automática de 28 diputados sobre 52 a quien gane la elección en este rubro, algo que padeció Bonfatti por el triunfo de María Eugenia Bielsa cuatro años atrás que lo obligó a gobernar con minoría en ambas cámaras legislativas.  

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

Te puede interesar

Segui Leyendo