Lo más importante

Inauguran el primer Centro de Tecnología y Extensión Forestal del país

La Universidad Nacional de La Plata pondrá en marcha a mediados de año un novedoso Centro de Tecnología de la Madera destinado a investigación, capacitación, docencia y transferencia para toda la región
0 Comentarios
0 Comentarios

La Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata pondrá en marcha a mediados de año un novedoso Centro de Tecnología de la Madera destinado a investigación, capacitación, docencia y transferencia para toda la región. La iniciativa permitirá fabricar desde muebles hasta viviendas sociales y generará ámbitos participativos para favorecer el desarrollo del sector, en un marco de sustentabilidad económica, social y ambiental.

Los principales destinatarios de este proyecto serán las micro, pequeñas y medianas empresas que participan en el proceso productivo de la transformación de la madera y que por cercanía geográfica podrán satisfacer sus necesidades de asistencia técnica y capacitación en el Centro.

El inédito proyecto cobró forma a partir de un convenio firmado entre la casa de estudios platense y la Unidad para el Cambio Rural, dependiente del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Según adelantó el decano de la Facultad, Daniel Scatturice, el Centro contará con una superficie cubierta de 1.500 metros cuadrados y se prevé que el proyecto podrá llevarse a cabo en el segundo cuatrimestre del año.

En total, son tres los Centros de Tecnología de la Madera que se construirán en el país. Además del que funcionará en la UNLP, se instalarán otros en las provincias de Jujuy y Santiago del Estero. Todos contarán con financiamiento de la Unidad para el Cambio Rural, con la participación de otras instituciones ligadas al sector en las provincias mencionadas.

Este ambicioso proyecto será administrado por una Unidad Ejecutora que se creará en la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la UNLP y de la que formará parte el Laboratorio de Investigaciones en Maderas (LIMAD) de la Facultad. El Centro se ubicará en la Estación Experimental Julio Hirschhorn, que la UNLP posee en calle 167, entre 66 y 67 y contará con un consejo consultivo constituido por representantes de la Nación, la Provincia y los municipios de La Plata, Berisso y Ensenada.

El director del LIMAD, Gabriel Keil, explicó que “el centro tendrá -en el plano tecnológico- cinco ejes de trabajo, uno centrado en torno al aserrado; también contará con un horno secadero de madera, talleres de carpintería, taller de afilado de herramientas de corte y, a diferencia del resto de los centros que se están instalando en el país, el de la UNLP incorporará un área de producción de biodendroenergía”. Se llama biodendroenergía a toda la energía obtenida de biocombustibles sólidos, líquidos y gaseosos, primarios y secundarios derivados de bosques, árboles y vegetación de terrenos forestales.

En el aserradero se recibirá la troza (tronco del árbol) como materia prima y se la convertirá en tablas de madera. Estas tablas, luego de un proceso de clasificación, pasarán al horno de secado. Uno de los objetivos es revalorizar la madera de sauce, abundante recurso implantado en la zona del Delta del Río de la Plata y la costa -desde Berisso a Magdalena- con uso actual en productos de bajo valor agregado como cajonería.

Una vez terminado este proceso las tablas pasarán al taller de carpintería. En este sentido, Keil detalló que “está previsto que las maderas tengan dos destinos prioritarios: por un lado, se fabricará mobiliario para satisfacer las necesidades que tenga la UNLP y distintos organismos provinciales y nacionales. Por otro, se destinará una parte de la producción a la construcción de viviendas de madera”.

Cabe recordar que el LIMAD viene trabajando con éxito en la construcción de viviendas de madera y ya construyó dos casas sustentables, una de ellas en Los Hornos y otra en 60 y 121. Además, dos de los prototipos de este sistema constructivo desarrollado por la UNLP fueron aprobados para el PROCREAR.

La idea, según comentó el director del laboratorio, es “producir las piezas para que se puedan utilizar en la construcción de viviendas sociales, centros comunitarios, viviendas post-catástrofes, las cuales se podrían vender a precios subsidiados o donar a instituciones sociales. Este proceso implica además instruir y capacitar a los destinatarios para que ellos mismos se puedan construir sus viviendas, fomentando los procesos de autoconstrucción”. De esta manera se cumplirá, además, con uno de los ejes fundamentales que tiene la casa de estudios platense que es la extensión universitaria.

Este proyecto, al incluir un taller de afilado para las herramientas de corte, además de poner a punto las maquinarias, podrá articular con la Escuela de Oficios de la UNLP para hacer cursos y capacitar a quienes estén interesados en aprender el oficio.

El Centro de Tecnología y Extensión Forestal de la UNLP será el único que contará con un área de producción de biodendroenergía: esto significa obtener energía a partir de la materia. Para esto la Facultad ya adquirió una máquina Chipeadora que produce chips (similar a una astilla de madera), y un horno de fabricación de carbón de última generación.

También se fabricarán pellets de aserrín (especie de colilla de cigarrillo de aserrín prensado) que sirven para generar energía para uso domiciliario o industrial. Gabriel Keil agregó que “en este punto también está previsto que tanto el carbón como el aserrín puedan servir de combustible para calefaccionar aquellos hogares sociales con menores recursos que no tengan acceso al gas de red”.

Fuente: argentinainvestiga.edu.ar

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo