Lo más importante

Juana Repetto embarazada: prejuicios hacia una maternidad diferente

El embarazo de la joven sacó a la luz preconceptos hacia la búsqueda de la maternidad no "tradicional". Desde la medicina reproductiva sostienen que creció la cantidad de tratamientos de este tipo y la agrupación “Madres solteras por elección” rechazó las críticas

 

0 Comentarios
0 Comentarios

En los últimos años, el número de argentinas que eligen ser madres solteras a partir de un tratamiento de inseminación artificial con donante anónimo está franco aumento, pero la polémica generada en torno a la actriz Juana Repetto y su decisión de tener un hijo por esta vía demuestran que los prejuicios aún están a la orden del día.

Ayer se conoció que la panelista reconoció que está embarazada y que el padre es un donante anónimo. “Nadie me asegura que sea mejor tener un hijo en pareja”, señaló y observó: “Hay mujeres que tienen hijos con cualquiera. Y esto me parece más raro que lo que hice yo”.

Consultado al respecto, el presidente de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMeR), Gustavo Martínez explicó a Télam que “desde hace 5 años fue creciendo año a año la aplicación de técnicas de fertilización asistida”, dentro de las cuales se encuentra la inseminación artificial en sus dos versiones: la “conyugal” (IAC) cuando el donante es la pareja, y la “con donante” (AID) cuando la muestra de esperma proviene de un banco.

A su vez, la inseminación artificial -en cualquiera de sus tipos- integra las técnicas de fertilización asistida denominadas “de baja complejidad”, por oposición a las de “alta complejidad”, como la "in vitro".

“En el 2000 no se llegaron a realizar ni cinco mil casos de fertilización asistida de alta complejidad en toda Argentina y hoy estamos haciendo unos 20.000 . Y por cada tratamiento de éstos se calcula que se hacen 2 ó 3 de baja, con lo cual estamos hablando de unas 50.000 mil inseminaciones artificiales por año”, explicó.

Por su parte, en la Clínica de Reproducción Asistida IVI Argentina explicaron que entre 2010 y 2015 aumentó un 266 por ciento el número de tratamientos anuales de inseminación artificial en madres solteras, pasando de 15 a 55 por año; mientras que en el mismo período el incremento de procedimientos con donante cónyugue, fue del 80 por ciento (de 105 en 2010 a 190 en 2015).

Martínez atribuyó este crecimiento a la sanción, en 2013, de la Ley 26862 que incorporó estos tratamientos dentro de las prestaciones médicas obligatorias, “no tanto porque hoy sea más fácil acceder sino porque puso en boca de todos el tema de la fertilización y la gente está conociendo más”.

Por su parte, la psicoanalista y autora del libro “Deseo de hijo. Pasión de hijo”, Patricia Alkolombre, dijo a Télam que “las monoparentalidades femeninas vienen aumentando” porque “la maternidad se liberó de los formatos tradicionales a partir de los últimos 12 ó 15 años” y ahora incluye a madres solteras por elección que decidieron “no postergar su deseo de ser madres“, lo que que “no siempre no excluye la posibilidad de maternidades compartidas más adelante”.

“Cuando el 'deseo de hijo' en las mujeres es muy intenso, se puede transformar una 'pasión de hijo' que es un deseo de hijo más intenso y persistente, y lleva a buscar maternidad fuera de los formatos más tradicionales”, dijo.

Además de tratarse de dos conocidas personalidades del mundo del espectáculo, el caso de Juana Repetto ganó lugar en la agenda pública por tratarse de una joven de 27 años de edad que se somete a un tratamiento habitual en mujeres mayores de 35 años.

Así, en IVI el promedio de edad de las mujeres que se sometieron a un tratamiento de inseminación artificial en 2010 fue de 35 años, pero en 2015 trepó a 38 años.

“En realidad, cuanto más jóvenes, mejor: lo ideal es que vengan antes de los 35 pero en general nadie consulta a esa edad ya que muchas mujeres postergan su maternidad por tener otras prioridades”, explicó a Télam la coordinadora del departamento ovodonación de IVI, Doris Rafo.

La médica ginecóloga especializada en fertilización explicó que el procedimiento es indicado en mujeres de hasta 38 ó 40 años y su costo oscila entre los 3 y 5 mil pesos por intento, cuya “eficacia promedio es del 23 por ciento”.

Además, el hecho de que una joven se someta a un tratamiento de inseminación artificial “no afecta ni perjudica en nada” su capacidad de quedar embaraza a través del método convencional.

A su turno, Silvina Agüero de la agrupación “Madres solteras por elección” rechazó las críticas que en las redes y medios masivos recibió la decisión de Juanita, al tiempo que señaló la persistencia de “mitos”.

“Nos suelen preguntar por qué no adoptamos en vez de ser madres solteras, cómo si eso fuese más fácil o más loable: si ya es difícil adoptar para una pareja, mucho más para nosotros. Además, no descartamos la adopción para más adelante, porque no son excluyentes una cosa con otras”, dijo.

Comentarios de este tipo evidencian que, “a pesar de muchos avances, todavía tenemos una sociedad bastante conservadora que valora la familia tradicional sobre cualquier otro tipo de familia”, y lleva a la gente a preguntarse “cómo vamos a traer al mundo a un hijo sin papá”.

“No es fácil la decisión, pero el deseo de ser madres es muy fuerte y son hijos tan amados como en una familia tradicional en la que tampoco hay ninguna garantía de que va a haber un papá presente”, dijo.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Te puede interesar

0

Emergencia Social: ¿Quién es el legislador que votó en contra?

Se trata del diputado salteño Alfredo Olmedo. Argumentó que la iniciativa promueve la “vagancia” y que “el país se hizo grande trabajando". “Creamos una fábrica de pobres. Algún día tiene que gobernador alguien que haya pagado la luz con el sudor de su frente”, expresó.

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo