Lo más importante

Llaman a realizar "una sola marcha para el 24 de marzo"

A través de un comunicado, el Museo de la Memoria plantea la necesidad de recordar el Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia con una única acción "que exhiba la fortaleza de una unidad inclaudicable". Además, el texto plantea la preocupación por "la reaparición de políticas del olvido"
0 Comentarios
0 Comentarios

Unidad contra el olvido y por la memoria, verdad y justicia. Ese el corazón del llamado que hizo el Museo de la Memoria de Rosario a través de un comunicado en el que invita a “reflexionar” de cara al 40 aniversario del golpe de Estado que se cumple el próximo 24 de marzo para coincidir en una “única marcha”.

“El momento clama por una sola marcha el 24 de marzo”, se titula el texto que advierte por una presente complejo y pide defender el valor del Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia.

“Vemos con preocupación la reaparición de políticas del olvido que se instalan desde los medios de comunicación y las declaraciones de algunos funcionarios”, señala.

“El Museo de la Memoria alienta la esperanza de que este 24 y los que vienen muestren, firmemente y en una sola marcha, que la voluntad de los argentinos es sostener la memoria, buscar la verdad y lograr justicia en cada caso de violación de derechos humanos durante la última dictadura”, concluye el comunicado.

El texto completo

Este 24 de Marzo requiere de todos los argentinos de buena voluntad una especial reflexión y una decidida participación. Ese día se cumplirán 40 años de una nueva interrupción violenta de la democracia por parte de las fuerzas armadas del país para instalar una dictadura genocida.

El 24 de marzo de 1976 se abrió a sangre y fuego uno de los períodos históricos más dolorosos y oscuros del país. Fueron solo siete años. Siete años en los que se perdió prácticamente todo, desde numerosas y calificadas fuentes de trabajo aportadas por la industria nacional, pasando por la libertad de expresión a costa de la propia vida, la riqueza cultural y educativa que se reflejaba en incontables ámbitos locales y extranjeros, hasta aquel sentimiento de solidaridad entre los argentinos que supo ser un motivo de orgullo nacional. 

Paralelamente, se iban concretando los objetivos de fondo de aquellos que le pusieron la ideología a eso que bautizaron “proceso de reorganización nacional”; de aquellos que compusieron la parte cívica de la barbarie.

Endeudamiento fraudulento del país, destrucción de todo lo que pudiera significar independencia económica y desarrollo social, en un marco de absoluta distribución desigual de la riqueza y de entrega irrestricta del país a intereses internacionales.

Sostener una línea de acción política y económica como la descripta no podía lograrse sin una brutal represión al pueblo. Las consecuencias de las políticas genocidas de esa dictadura aún se ven entre nosotros. La ignorancia y desinformación de muchos facilita la tarea de quienes desean que aquello quede en el pasado.

El terrorismo de Estado no solo nos dejó miles de desaparecidos también destrozó familias, jóvenes, madres, padres, niños cuyas vidas o identidades les fueron arrebatadas. 

En estos días vemos con preocupación la reaparición de políticas del olvido que se instalan desde los medios de comunicación y las declaraciones de algunos funcionarios, hechos que hacen sonar una señal de alarma para que la escuchemos y actuemos en consecuencia todos aquellos que sostenemos el paradigma de MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA.

Muchos argentinos hemos visto con pesar que, en los últimos años, para la conmemoración del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia hemos marchado divididos por diferentes razones.

Organismos de derechos humanos, organizaciones sociales y políticas y ciudadanos no encuadrados coincidimos en los objetivos de la fecha, pero diferentes interpretaciones de los hechos políticos cotidianos nos separan.

En esta ocasión en particular, y no solo porque se trate de un aniversario de “número redondo”, se impone que todos, juntos, con las propias banderas y consignas identificatorias hagamos una única marcha que exhiba la fortaleza de una unidad inclaudicable.

Es en ese sentido que el Museo de la Memoria alienta la esperanza de que este 24 y los que vienen muestren, firmemente y en una sola marcha, que la voluntad de los argentinos es sostener la memoria, buscar la verdad y lograr justicia en cada caso de violación de derechos humanos durante la última dictadura.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo