Lo más importante

Lo buscaban por doble femicidio y una vecina lo reconoció por TV

Un vecina de Santa Fe capital identificó al asesino de una madre y su hija que estaba desaparecido desde hacía un año por una foto suya que mostraron durante una manifestación y llamó a la policía. El hombre está acusado de haber asesinado a una mujer de 44 años y a su hija de 19
0 Comentarios
0 Comentarios

Un vecina de Santa Fe capital ayudó a capturar a un doble femicida prófugo desde hace un año. Lo reconoció por una foto suya que vio durante una movilización de los familiares y amigos de las víctimas en Buenos Aires. El hombre está acusado de haber asesinado a una madre y a su hija.

Según informó Télam, la fiscal Mariela Labozzeta dijo que el hombre que estuvo prófugo durante un año por el doble femicidio de Elizabeth Wilson y su hija Estefanía Abril fue detenido porque una vecina suya reconoció su foto por televisión tras una manifestación realizada el viernes pasado por las amigas de las víctimas en el Congreso Nacional.

Una mujer que vive en Santa Fe capital siguió la movilización por la televisión y se comunicó con una de las amigas porque reconoció al presunto femicida como su vecino, que se hacía llamar Guillermo Aráoz. Su apellido verdadero comienza con C. Lo detuvo personal de la Delegación Santa Fe de la Policía Federal (PFA).

Elizabeth y Estefanía

El doble crimen de madre e hija ocurrió a fines de febrero del año pasado. Elizabeth, de 44 años; y Estefanía, de 19, fueron halladas apuñaladas en un departamento de Constitución al 1700. Las encontró Domingo Loiácono, padre de crianza de Elizabeth, quien se dirigió con efectivos de la seccional 18ª a la casa de ella ante los reiterados llamados telefónicos no respondidos.

Domingo Loiácono, padre de crianza de Elizabeth, fue quien encontró los cadáveres. (Foto: José Romero / Télam)

 

Fue entonces cuando se topó con la macabra escena, el cadáver de la madre estaba envuelto en sábanas, detrás de un futón del living, en tanto su hija fue encontrada dentro de la bañera a medio llenar.

Por todo el departamento merodeaban los 22 gatos de la víctima, que habitualmente recogía de la calle y que tenía “hechos una pinturita”, según recordó Loiácono. “Yo abro la puerta con el vigilante y la chica del cuarto (piso). Me encontré un desorden, todos los gatos desparramados cuando mi hija los tenía hechos una pinturita, con moñito. Enseguida dije acá pasó algo raro", señaló.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo