No logran reconocer los cuerpos de los chicos calcinados en pensión de Flamengo

Las autoridades brasileñas aseguran que se les está dificultando dar con la identidad de los diez jóvenes que murieron por el incendio que se desató en las instalaciones del popular club de Río de Janeiro

     Comentarios
     Comentarios

El estado de los restos de los jóvenes que murieron ayer en el incendio desatado en la pensión de jugadores de inferiores del club de fútbol brasileño Flamengo dificulta su identificación, admitieron hoy fuentes del Instituto Médico Legal de Río de Janeiro, en tanto dos adolescentes están fuera de peligro y uno de los sobrevivientes sigue grave, de acuerdo al último parte médico.

Hasta ahora, fueron identificadas cuatro de las víctimas del siniestro y el reconocimiento de las otras seis puede depender de exámenes de las arcadas dentarias o de análisis de ADN, señaló el Instituto.

Los fallecidos ya identificados son Arthur Vinícius de Barros, Bernardo Pisetta, Pablo Henrique da Silva Matos y Víctor Isaías, pero según el club todavía falta reconocer los restos de Athila Paixão, Gedson Santos, Christian Esmério, Jorge Eduardo Santos, Rykelmo de Souza Vianna y Samuel Thomas Rosa.

Las víctimas tenían entre 14 y 16 años y dormían en uno de los alojamientos del Nido de Urubu, el centro de entrenamientos del Flamengo situado en la zona oeste de Río de Janeiro, cuando se desataron las llamas.

En ese momento, eran 26 los adolescentes que estaban en el alojamiento, de los cuales tres resultaron heridos y 13 lograron escapar, según consignó la Agencia Brasil.

Los bomberos sospechan que el siniestro fue deflagrado por un cortocircuito en un aparato de aire acondicionado, pero todavía no llegaron a una conclusión sobre las causas del desastre.

Cauã Emanuel, de 14 años, que llegó al club a los 11, y de Francisco Diego, de 15, quienes inhalaron humo durante el incendio, están fuera de peligro, según el parte médico difundido hoy por el Hospital Vitória de Barra da Tijuca.

Entre los muertos, hay jugadores oriundos de Minas Gerais, Santa Catarina, Sergipe, São Paulo y también de Volta Redonda, municipio del sur fluminense, distante 125 kilómetros de la capital.

El Flamengo ofreció un salón de la sede de Gávea, en el sur de la ciudad, para realizar el velorio colectivo de las víctimas, pero las familias todavía no se pronunciaron sobre la intención del club.

En tanto, el Ministerio Público de Río de Janeiro (MPRJ) intimó al presidente del Flamengo, Rodolfo Landin, para que informe en 48 horas las condiciones y la situación de los jóvenes que vivían en la pensión de jugadores.

La 5ª Fiscalía de Justicia de la Infancia y la Juventud (MPRJ) solicitó que el directivo entregue los nombres de los jugadores que estaban alojados en el Centro de Entrenamiento, informe si las familias de los atletas están recibiendo asistencia material y psicológica y si el club está facilitando la llegada de los familiares de los jóvenes.

También inició un procedimiento administrativo para investigar las responsabilidades del club en la tragedia.

La investigación criminal está a cargo de la 42ª Comisaría de Policía y cuenta con el apoyo del Grupo de Actuación Especializada del Deporte y Defensa del Hincha.

La Fiscalía había solicitado en 2015 al Flamengo que adoptara medidas para corregir diversas irregularidades constatadas en el tratamiento dado a los adolescentes residentes en el Nido del Urubu, así como mejoras en las instalaciones, bajo pena de cierre del local.

Fuente: Telam

Comentarios